La industria pesquera argentina batió otro récord por quinto año consecutivo en 2018, un año en el que las ventas afuera sumarán 2.100 millones de dólares, básicamente a la Unión Europea (UE), Rusia, China y los Estados Unidos.
No sólo para el langostino fue un buen año, ya que la merluza terminó con alrededor de 600.000 toneladas (a fines de la década del 90 cayó a 90.000 anuales) y, según los expertos de la actividad, hay una recuperación de la biomasa a partir del reordenamiento de las vedas, tanto que el litoral argentino está entre los más importantes del mundo en calidad y extensión.
Según datos oficiales, ya 2017 había sido un buen año para los productos de la pesca, considerando que la actividad creció en ese lapso temporal un 14,3% interanual y el año pasado también se situó en dos dígitos.

Crecimiento del 61%

El langostino pasó de exportar 764 millones de dólares en 2015 a 1.222 millones de dólares en 2017, un 61% más; el calamar, en tanto, saltó de 105 millones de dólares a 257 millones (13% más); la merluza hubssi aumentó 12%, y el resto de las especies, 14%. La Unión Europea, con 36%, es el principal destino de las operaciones, seguida por Asia, con 33%.
Al respecto de esta situación, Juan Bosch, subsecretario de Pesca de Nación, aseguró que el plan de manejo de pesca del langostino se realizó con participación de todos los sectores tomando en cuenta el ciclo de vida anual, la fuerte dependencia ambiental de la especie y la pesca en área de protección de juveniles de merluza. “Las aperturas y cierres de áreas se hicieron en función del rendimiento del langostino (tamaño) y la relación con la merluza; además, se unificaron las reglas de acceso al caladero entre la Nación y las provincias”, manifestó el funcionario en una entrevista con el diario La Nación.

Actividad en Chubut

El Golfo de San Jorge es la mejor zona para la reproducción de langostinos, mientras que Chubut concentra la mayor parte de la actividad, que en cinco años pasó de 30.000 toneladas anuales a 250.000. “El desafío es transformar el volumen en cuidado, en más valor agregado. La pesca debe respetar características de sostenibilidad biológica, rendir económicamente y tener un impacto social por dar empleo; todo en equilibrio”, sostuvo Bosch, al mismo tiempo que recordó que la pesca genera unos 50.000 puestos de trabajo, entre los directos e indirectos.
El funcionario también insistió en que el primer paso para crecer fue “ordenar” la industria con “una norma igual para todos que respete el buen manejo del recurso considerando los cambios climáticos y la interrelación entre las especies”. En esa línea, las vedas “se abren y se cierran de manera razonable” con monitoreos cada 15 días del Instituto Nacional Pesquero y con las áreas divididas en cuadrantes en las que se realizan prospecciones cada cuatro días.
El año pasado, los puertos de Chubut concentraron alrededor del 70% de las descargas de langostinos; Puerto Madryn fue el principal receptor porque fue el más próximo al área de operaciones de las diferentes flotas. En la ciudad del Golfo se descargaron buques de la flota congeladora, barcos colorados de la flota fresquera de altura y también llegaron algunos costeros amarillos de 21 metros de eslora.

Baja de aranceles

Vale recordar que hace diez días, el secretario de Agroindustria de Nación, Luis Miguel Etchevehere, confirmó que China anunció una baja de aranceles. “Hay buenas noticias para el sector de la pesca porque la semana pasada China anunció la baja de aranceles para productos argentinos y esa reducción alcanza al langostino y al calamar”, anticipó en su momento Etchevehere.
Además, el titular de la cartera de Agroindustria de Argentina destacó que esa baja en los cánones “mejorará la competitividad de la pesca argentina y principalmente la chubutense”, que es la provincia con mayor índice de exportación en el segmento de langostinos y calamares.
En otro orden, y en sintonía con las declaraciones del presidente Mauricio Macri, aseveró que están “trabajando en la renovación de la flota de barcos” y que en breve llegará al Congreso una ley que obliga al recambio de embarcaciones en un período más corto. Distinguió que otra de las medidas que favorecen al sector es la posibilidad de comprar repuestos fuera del país “con importación cero” para que también “puedan tener acceso a todas las partes que necesitan los barcos”.

Por estrato de flota

En el desempeño por estrato de flota se observa que los fresqueros mantuvieron el mismo nivel de actividad que el año anterior, superándolo incluso aunque mínimamente en 500 toneladas; en total descargaron 208.114 toneladas. Los congeladores bajaron su participación en 15.000 toneladas respecto del año anterior con descargas por 148.458 toneladas. A pesar de la intensa actividad que tuvieron os costeros, se participación fue menor a la del año anterior en 20.755 toneladas, al registrar desembarques por 117.998 toneladas. Los tangoneros en cambio tuvieron su tercer año consecutivo de crecimiento, con 119.737 toneladas declaradas. Los poteros reflejan en su participación el crecimiento del 9% en las capturas respecto del año pasado, con 96.564 toneladas declaradas. También las lanchas vienen mejorando su participación gracias al langostino, habiendo registrado la mejor de los últimos tres años con 29.624 toneladas.

Madryn aumentó 20 mil toneladas

En la participación por puertos en impactante la caída que sufrió en los últimos años el puerto de Mar del Plata. Si se lo compara con 2017 la baja en los desembarques fue de 36.294 toneladas; respecto de 2016 la caída fue similar, pero si tomamos el año 2015 la diferencia es de 81.971 toneladas. En total, en 2018 se descargaron en el principal puerto del país 332.116 toneladas.
En cambio en casi todos los demás puertos del país se observa una mayor participación en los desembarques al ser comparados con años anteriores. Puerto Madryn con 137.519 toneladas, aumentó su participación en 20.000 toneladas; Puerto Deseado con una mejor temporada de calamar pudo mejorar un poco su participación con descargas por 80.003 toneladas; Ushuaia descargó 10.000 toneladas más alcanzado las 48.548; Camarones crece cada año y en 2018 se descargaron allí 24.050 toneladas; y Caleta Olivia llegó a las 20.113 toneladas. Rawson, por el contrario, bajó respecto de 2017 unas 13.000 toneladas al descargar 61.713: las medidas de fuerza de los gremios marítimos y malas condiciones climáticas pueden ser los factores que más han influido en una temporada de langostino muy exitosa.

China es el principal destino de las exportaciones

Si bien China lideró durante casi todo 2018 el ranking, en noviembre solo lo hizo en volumen. Con 96.501 toneladas se colocó por encima de España, pero a la hora de tomar en cuenta el valor de venta, la situación se invierte quedando los ibéricos en el primer puesto con 456.552.000 dólares, aportando casi 20.000.000 más que los chinos.
Italia tiene el tercer lugar con volúmenes mucho más reducidos, 27.154 toneladas que representaron ingresos por 169.145.000 dólares; y Estados Unidos con 22.625 toneladas por 142.337.000 dólares quedó en cuarto lugar.
En el caso de Japón y Brasil se da la misma situación que con España y China. Los japoneses compraron 20.584 toneladas por 99.010.000 dólares quedando en el quinto puesto, mientras los brasileños, con 27.284 toneladas por 81.859.000 dólares, ocupan el sexto lugar.
No es un dato menor la variación en el tipo de cambio al analizar lo que representaron los ingresos en divisas durante el 2018. Hasta noviembre la variación porcentual fue del 108,43%, dándole al sector pesquero mayor competitividad en los mercados.

Gobierno de Chubut