El equipo técnico del Fondo Monetario Internacional (FMI) auditará las cuentas nacionales, pero también seguirá los números de las provincias, según trascendió. El objetivo del monitoreo es revisar el grado de acatamiento de la política monetaria y fiscal acordada entre el FMI y el Gobierno de Mauricio Macri como condición para el otorgamiento de un préstamo de U$S 56.300 millones al país. La delegación del FMI se encontró el martes con el ministro de Hacienda de la Nación, Nicolás Dujovne. Guillermo Dietrich, titular de la cartera de Transporte, evaluó que el encuentro había sido “muy positivo”.
La reunión específica de inspección de las cuentas provinciales tendrá lugar este viernes con la participación del ministro del Interior, Rogelio Frigerio; del secretario de Provincias y Municipios, Alejandro Caldarelli, y del subsecretario de Relaciones con las Provincias, Paulino Caballero. El objetivo es analizar las finanzas provinciales, la solvencia fiscal y, particularmente, el cumplimiento del Consenso Fiscal por el que las 24 administraciones se comprometieron a observar metas de congelamiento del gasto y de contratación de nuevo personal, y de relajación de la presión impositiva.

´Alumnos´ buenos y regulares

La mayoría de las provincias presentan las cuentas saneadas, y no dependen de la Nación para pagar sueldos y jubilaciones. Los gobiernos provinciales habrían sido ayudados por la megadevaluación del año pasado y el aumento del precio del petróleo en el caso de las jurisdicciones de la Patagonia, como Chubut. “Las provincias vienen cumpliendo con lo acordado, y la situación les cambió para bien. Algunas venían pisando la caja y ahora tienen en conjunto un punto del PBI de superávit”, afirmó un funcionario del Ministerio del Interior, en declaraciones a un diario porteño.
Santa Cruz, Chubut, Neuquén, Chaco y Jujuy eran las provincias más complicadas hasta la devaluación del peso, reconocen en Gobierno, aunque los datos finales de 2018 -que aún están en proceso- darán resultados positivos. Si bien cuatro provincias tienen déficit de «resultado financiero»-Chaco, Córdoba, Jujuy y Santa Cruz-, solo la patagónica da negativo en su «resultado primario». Es decir, sin contar los intereses de la deuda. «El FMI mira los resultados primarios, en ese están casi todos bien», agrega uno de los responsables del estudio oficial.
De todos modos, en el Gobierno coinciden en que deberán «explicar» algunos cambios de rumbo, como la adenda fiscal que autorizó a las provincias a incrementar impuestos como Bienes Personales, el impacto de los aumentos de servicios y el efecto del traspaso de la tarifa social en las boletas de servicios públicos como la luz, ahora a cargo de varias administraciones provinciales.
«Tenemos todo en regla, veremos qué reformas nos piden», se sinceró un funcionario, temeroso de alguna recomendación que, como la eventual suba de la edad jubilatoria, «explote» en plena campaña electoral.

Mirada positiva

“Se han cumplido los objetivos que teníamos de los resultados fiscales del año pasado y de cómo se está trabajando este año”, explicó Dietrich en referencia al seguimiento del FMI. El funcionario destacó que en reuniones anteriores habló sobre el sistema de subsidios y que hubo mucho interés en los sistemas de tarifa social.
Más allá del hermetismo de los funcionarios del FMI -desde su sede en Washington evitaron confirmar la agenda de reuniones y el tiempo que durará la estadía de la delegación-, el organismo hará un estudio «detallado» de la economía antes de dar su informe al directorio y recomendar (o no) nuevos préstamos para el país. (La Gaceta, La Nación, MI)

Gobierno de Chubut