Este viernes se desarrolló la audiencia de suspensión de juicio a prueba en el marco de la causa por corrupción, falsedad ideológica e incumplimiento de deberes de funcionario público en el Instituto Provincial de la Vivienda y Desarrollo Urbano (IPV) de Comodoro Rivadavia.
En los Tribunales de la localidad del sudeste chubutense se llevó a cabo la audiencia de suspensión de juicio a prueba para los imputados por la causa del IPV: Darío Acosta, Raquel Antimilla, Vanesa Medina Consoli y Claudia Leonori, quienes ofrecieron horas de trabajo comunitario y un porcentaje de su sueldo a cambio de suspender el juicio, lo cual fue confirmado el viernes por la mañana.
En la última audiencia los cuatro imputados, acusados de realizar maniobras ilegales en el plan 81 viviendas del Barrio Ciudadela, ofrecieron horas de trabajo comunitario y un porcentaje de su sueldo a cambio de suspender el juicio, lo cual fue ratificado en la víspera.
Específicamente, Acosta fue condenado a 600 horas de trabajo comunitario y 8.000 pesos por mes durante dos años. Por su parte, Medina Consoli y Antimilla pagarán 1.500 pesos por mes durante un año y 144 horas de trabajo comunitario; mientras que, la abogada Leonori pagará 5.000 pesos por mes durante un año.
Al respecto, cabe aclarar también que el juicio abreviado de Abel Reyna, quien era delegado del IPV por Comodoro Rivadavia, quedó pendiente porque su abogado defensor, Guillermo Iglesias, se encuentra “saturado” de audiencias. Por su parte, la jueza Daniela Acurri dijo en la audiencia de ayer que “acá el principal responsable es Reyna y de otros terceros que no siquiera están imputados en la causa”.

Gobierno de Chubut