El ganador al Oscar Leonardo DiCaprio tiene una isla privada llamada Cayo Sumba, en el país centroamericano de Belice. Su extensión es de 42 hectáreas y, de acuerdo a la revista ‘Forbes’, pagó por ella 1,75 millones de dólares (1,5 millones de euros) en 2005. En vista de su compromiso con el medio ambiente, el actor planea construir allí un complejo ecológico. Tras algunos percances, finalmente se consiguió el permiso de construcción el pasado septiembre y se espera que las obras empiecen este 2019.


En 2004 Johnny Depp adquirió una isla en Bahamas por 3,15 millones de euros. Según la revista ‘People’, el actor tomó la decisión de comprar el terrero después de que se enamorara perdidamente de la zona centroamericana mientras filmaba ‘Los Piratas del Caribe’. “No conozco lugar más puro y hermoso. Puedes sentir como tu pulso se va poniendo más lento. Es libertad instantánea”, describió el intérprete a la revista ‘Vanity Fair’, en 2009.


De acuerdo al portal de noticias ‘The Daily Beast’, la ganadora de cinco premios Grammy también tiene una isla a su nombre. Pero a diferencia de muchos otros artistas, la cantante no la adquirió en el Caribe, sino cerca del rió Mille Îles, en el suroeste de Quebec, Canadá.


George Clooney, por su parte, compró una isla junto a su esposa Amal en 2014, cerca del río Thames en Oxfordshire (Inglaterra). La propiedad tuvo un coste aproximado de 11,5 millones de euros y alberga una mansión construida en el siglo XVII.


Mel Gibson pagó 13 millones de euros por una isla en Fiyi de aproximadamente 2.150 hectáreas.


Otra de las islas en Bahamas tiene a dos grandes artistas como dueños: la cantante colombiana Shakira y el vocalista de la banda Pink Floyd, Roger Waters. De acuerdo a la revista ‘People’, juntos pagaron la suma de 14 millones de euros por este islote de más de 280 hectáreas, que se encuentra a una hora de avión de Miami.


Marlon Brando fue uno de los pioneros en el negocio de las islas. El actor adquirió un terreno de 580 hectáreas, en 1966, por una suma de 235.000 euros. Lo hizo después de enamorarse de la Polinesia Francesa, mientras filmaba ‘Mutiny on the Bounty’. Actualmente ahí se encuentra The Brando, un complejo vacacional de lujo.


El cofundador de Microsoft, Paul Allen, tampoco escatimó gastos a la hora de elegir un terreno en el archipiélago de San Juan. De acuerdo a la revista ‘Forbes’, el magnate desembolsó 11,8 millones de euros por una isla de 118 hectáreas. Aquello fue en 1992 y, desde entonces, la propiedad ha estado a la venta en varias ocasiones.


Beatrice Borromeo, nuera de la princesa Carolina de Mónaco, es la heredera de cinco islas privadas al norte de italia. Pertenecientes a su familia desde el siglo XVII, los islotes cuentan con diversos palacios, jardines, estructuras renacentistas y capillas privadas. De hecho, fue en una de ellas donde la italiana contrajo matrimonio con el tercer hijo de la princesa, Pierre Casiraghi, en 2015.


En 2008, Ricky Martin compró una isla en Angra dos Reis, una zona a dos horas de Río de Janeiro (Brasil). La propiedad cuenta con 79 hectáreas y desde entonces se ha convertido en el lugar favorito del cantante para vacacionar.


Eddie Murphy pagó más de 12 millones de euros por una isla en Bahamas. Esta no es la primera vez que el comediante se hace con este tipo de propiedad, ya que antes era propietario de una pequeña isla cerca a Nassau (la capital de Bahamas).


El ilusionista David Copperfield adquirió 11 islas, en 2006, por 43 millones de euros. El terreno se encuentra en Bahamas y de acuerdo con la revista ‘Forbes’, tras una inversión de otros 26 millones de euros, convirtió el lugar en Las islas de la Bahía Copperfield, un complejo vacacional de lujo. Una noche en dicho hotel cuesta cerca a 36.000 euros, un precio que incluye a un máximo de 12 personas. El complejo puede ser alquilado por un grupo de huéspedes a la vez, y entre las estrellas que han disfrutado del lugar se encuentran Oprah Winfrey, Bill Gates, Jim Carrey y John Travolta.


Richard Branson tiene una isla valuada en 87,5 millones de euros en las Islas Vírgenes Británicas. De acuerdo a la revista ‘Forbes’, el magnate británico compró la propiedad en 1984 para conquistar a su esposa. Actualmente el lugar alberga un hotel de lujo para un máximo de ocho personas, que tiene un costo aproximado de 282.000 euros a la semana.


El director de ‘El Padrino’, Francis Ford Coppola, ha adquirido a través de los años un total de seis islas al rededor del mundo, que tanto él como su familia, utilizan como escapatoria vacacional.