Clic para ampliar

Desde hace varios meses que los trabajadores argentinos están atravesando situaciones adversas y los propios números oficiales, emitidos por el Gobierno Nacional, confirman esta realidad. Puntualmente, la actualidad laboral de nuestro país se encuentra en el peor momento desde la crisis de 2001, teniendo en cuenta que todas las variables que caracterizan al trabajo registrado manifestaron un severo retroceso.
Según los registros publicados en los últimos días por la Secretaría de Trabajo de Nación, en 2018 hubo una contracción inédita del conjunto del empleo registrado, incluyendo al sector privado, público y monotributistas, ya que entre enero y noviembre 196.000 trabajadores registrados perdieron sus puestos.
De esta manera, ésta fue la principal razón de la contracción de la destrucción de empleos de calidad, es decir asalariados registrados en empresas privadas, modalidad laboral que asegura derechos y los ingresos más elevados. Al respecto, cabe destacar que en 2018 se perdieron 133.000 puestos laborales asalariados registrados privados.
Por su parte, la mayoría de los sectores pierde empleo, aunque la destrucción se concentra básicamente en tres: Industria, 47% del total; Comercio, 25%; y Construcción, 18%. Así, se acelera la desindustrialización iniciada a fines de 2015, considerando que desde entonces se perdió el 10% del empleo asalariado formal.
En tanto, el Centro de Estudios del Trabajo y el Desarrollo (CETyD) de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) explicó, además, que el poder adquisitivo del salario de los trabajadores registrados del sector privado tuvo la mayor caída desde 2002: -9% para el mes de noviembre. Como resultado de esto, el salario real del penúltimo mes de 2018 fue el más bajo de los últimos ocho años.
La principal razón, según CETyD, por la que cae el empleo es que las empresas no contratan nuevos trabajadores, ni siquiera para compensar renuncias o jubilaciones. Así, las contrataciones se encuentran paralizadas y en noviembre de 2018 fueron inferiores a las de noviembre de 2001 y 2002.

Industria y comercio

La crisis de la industria y el comercio se aceleró abruptamente en los últimos meses de 2018. Como consecuencia de la caída del poder de compra de los salarios y el apretón monetario con altas tasas, fueron las actividades que más traccionaron la recesión y, además, las que más empleo destruyeron. Así, en el último bimestre, concentraron el 80% de los despidos y suspensiones.
Según datos del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), en noviembre y diciembre hubo 9.727 desvinculaciones, lo que marca un salto del 104% contra el mismo período de 2017. Con estos números, basados en información de las cámaras empresarias y los sindicatos, la cantidad de despidos se duplicó durante 2018: fueron 69.696, mientras que el año anterior habían sido 36.534. Cabe aclarar que estas cifras hacen referencia a un informe elaborado por la entidad mencionada y publicado por BAE Negocios.
En tanto, el 44% de las cesantías y suspensiones del año pasado se concentró en el último cuatrimestre, en línea con la profundización de la recesión. De esta manera, el dato muestra que las empresas comenzaron a abandonar el llamado “hoarding”, es decir, la política de “aguantar el personal lo más posible” pese a la caída de la producción a la espera de una recuperación, con la que el Ministerio de Producción y Trabajo de Nación solía explicar la tendencia del mercado laboral en el inicio de la crisis. Por su parte, los empresarios no son optimistas de cara al futuro inmediato y parecen no ver una luz cercana al final del túnel.

Desempleo en Chubut

Las últimas cifras oficiales que hay sobre lo que sucede con la actividad laboral en Chubut corresponden al tercer trimestre de 2018. Puntualmente, en estos registros, la Dirección General de Estadística y Censos de la Provincia indicó que la tasa de empleo en la Patagonia es de 40,1%, levemente inferior al promedio registrado en todo el país: 42,5%.
Respecto a lo que sucede particularmente en Chubut, la medición se centró en dos conglomerados específicos. Comodoro Rivadavia-Rada Tilly y Rawson-Trelew. En el primer caso la tasa de desempleo es bastante inferior al promedio argentino, llegando al 37,1%; mientras que en Rawson-Trelew el porcentaje es superior, ya que el mismo es de 43,9%.

Gobierno de Chubut