Las provincias patagónicas de Chubut, Río Negro y Neuquén hacen causa común en contra de la intención de La Pampa y el Gobierno nacional de levantar la barrera sanitaria que impide el ingreso de carne vacuna y porcina al sur del río Colorado.
Plantearon la necesidad de mantener el actual estatus libre de aftosa y advierten que un cambio de reglas haría perder mercados internacionales.
La nueva polémica surgió a partir de declaraciones del vicegobernador de La Pampa, Mariano Fernández, quien aseguró que el presidente Mauricio Macri le dio instrucciones al secretario de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, de que en el plazo de un mes se reúna con el ministro de Producción de esa provincia, Ricardo Moralejo, con el objetivo de destrabar esta situación.
Lo que se analiza, es habilitar el ingreso de carne con hueso desde La Pampa hacia el sur del río Colorado, bajo el argumento de que no se pondrá en peligro el status de libre de aftosa sin vacunación del ganado patagónico y que permitirá, además, bajar los precios de venta minorista e incrementar la calidad de los productos comercializados
La Pampa es la que más viene insistiendo en la necesidad de que se la autorice a comercializar el asado hacia el sur, a partir de que los frigoríficos de esa provincia requieren ubicar este tipo de cortes que no pueden ser exportados y que tienen una gran demanda en el mercado interno.

Chubut “dice no”

En las últimas horas, el Jefe de Asesores del Gobierno del Chubut Claudio Blanchart se refirió a las versiones de ingreso de carne con hueso desde el norte de la barrera sanitaria y aseguró que “los chubutenses tenemos que encarar todos juntos este tipo de situaciones, debemos levantar la voz y decir no”.
“La perspectiva del Gobernador es defender los intereses de la provincia y no puede ser que no podamos decidir sobre nuestra economía”, agregó el Jefe de Asesores.
Asimismo, sostuvo que “hay intereses fuera de Chubut que pretenden plantear cuestiones que afectan a la economía provincial. Se hizo mucho esfuerzo para llegar a ser zona libre de mosca de fruta y de aftosa entonces no vamos a permitir de ninguna manera este tipo de situaciones, totalmente inadmisibles, y que pongan en riesgo el estatus sanitario de nuestra provincia”.

Neuquén lo rechaza

La posible eliminación de la barrera sanitaria hacia el sur del río Colorado puso en alerta a la provincia de Neuquén, ya que se pondría en riesgo el status sanitario con el que cuenta hoy esta parte de la región patagónica, además de verse perjudicados los productores.
Por su parte, el vicegobernador a cargo del Poder Ejecutivo de Neuquén, Rolando Figueroa, en la inauguración de la exposición Rural de Junín de los Andes, ratificó que esa provincia no permitirá ingreso de carne con hueso desde La Pampa.
Respaldó, en nombre del gobierno provincial, la posición de los productores neuquinos y de otras provincias patagónicas, que tienen una cerrada defensa de la barrera sanitaria.
La reacción se ha registrado a partir de conocerse negociaciones entre el gobierno de La Pampa y funcionarios de Nación para que se permita el ingreso de carne con hueso hacia el sur del río Colorado,
El vicegobernador de Neuquén, aseguró que gracias a ese estatus se logró “que exigentes mercados internacionales abran sus puertas a las carnes ovinas y bovinas” de la Patagonia.
“No vamos a permitir tirar por la borda el enorme esfuerzo realizado por nuestros chacareros, productores y ganaderos”, sentenció el vicegobernador neuquino.

La Pampa presiona a Etchevehere

El Gobierno de La Pampa mete presión al secretario de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, con el insistente reclamo de que se levante la barrera comercial que impide la venta de carne vacuna y porcina al sur del río Colorado. Esa provincia anticipó los planteos que se formalizarán el próximo 7 de febrero, día en que tendrá lugar la audiencia con Etchevehere.
La Pampa le pidió una reunión para tratar el tema y el secretario no quiso atender a los funcionarios de manera inmediata, sino que pateó el encuentro de enero a febrero. El argumento esgrimido para “el levantamiento urgente de la barrera comercial que impide el ingreso de carne vacuna y porcina al sur del río Colorado es la inconstitucionalidad de la misma”.
Sostienen que la Constitución Nacional, en sus artículos Nº 9; 10 y 11, establece la prohibición de aduanas internas dentro del territorio y la libre circulación de ganados y productos de toda especie que pasen por el territorio de una provincia a otra. “Serán libres de los derechos de tránsito”, dicen los pampeanos.
Por otra parte, hacen lobby diciendo que el análisis de riesgo realizado por el SENASA, autoridad de aplicación de las normas, “demuestra un riesgo insignificante en la introducción del virus (VFA) a la zona libre sin vacunación debido a la no presencia de circulación viral en la zona con vacunación; además que dicho corte no posee médula ósea, potencial reservorio del virus”.
“Esta barrera comercial e inconstitucional -denuncia La Pampa- genera un daño en la economía regional de nuestra provincia como productora de carnes para exportación y consumo, y perjuicio a los consumidores que habitan al sur del río Colorado, debiendo pagar más por un producto de primera necesidad”, arguyen para presionar al gobierno nacional.

Argentina regresó al “top 5” del ranking mundial de exportadores de carne

Argentina está atravesando, nuevamente, la época de “vacas gordas”. No para toda la economía, está claro. Esta afirmación, más bien, se aplica en un sentido literal: después de desaparecer de numerosos mercados alrededor del mundo y de ver cómo se perdían posiciones en el ranking global, el sector de la carne está retomando el protagonismo que había perdido durante años anteriores.
Así, la ganadería -junto al agro- pasa a convertirse en uno de los pocos sectores que aportarán sus brotes verdes a una economía que está necesitando de más “motores”, en un contexto en el que sobran las perspectivas más bien sombrías, como es el caso de las del Banco Mundial, que proyecta una caída del PIB de 1,7% para este año.
A contramano de otra gran locomotora, como la automotriz, que se espera se siga moviendo en terreno negativo en los próximos meses, el entramado de empresas que conforma el complejo de la carne rebosa de optimismo.
Después de un 2018 realmente superlativo en términos de exportaciones, en el sector apuestan a que las ventas al mundo vuelvan a expandirse, de la mano de la reapertura del mercado de EE.UU. -tras 18 años de prohibiciones-; a partir de la rúbrica de nuevos acuerdos con destinos poco tradicionales, como Japón y Túnez; y de la aprobación de protocolos sanitarios para incrementar los envíos de cortes vacunos a China, hoy el principal comprador.
Y esto, aseguran empresarios y directivos de cámaras, tendrá impacto en la posición que ostenta la Argentina en el mercado global de carne.
El 2009 había sido el último gran año para productores ganaderos y frigoríficos. En ese entonces, el país se posicionaba en el puesto 4 del ranking que elabora el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA).

Gobierno de Chubut