La movida teatral de Puerto Madryn ha consolidado a la ciudad del Golfo como un auténtico polo cultural. Espectáculos musicales complementan un circuito que hoy ofrece opciones para todos los gustos. El espectador de Madryn, “difícil” pero dispuesto a incursionar en nuevos géneros. Qué opinan los propios artistas que hacen reír y emocionarse a los madrynenses, cómo se gestó la actual generación de actores y actrices que continúan apostando por un circuito de arte local que ya ha capturado la atención de su público.

En determinada época, ir al teatro se constituía como una actividad propia de las clases más pudientes, siendo esta una actividad de esparcimiento reservada para un sector muy reducido de la sociedad.
Sin embargo, con el paso del tiempo y la proliferación de nuevas variantes artísticas y para todos los gustos, hoy, el arte sobre el escenario es una posibilidad que se encuentra al acceso de todas las comunidades, afianzándose como una de las opciones más divertidas para disfrutar del tiempo de ocio.
Una de las ciudades que mejor ha sabido aprovechar esto es Puerto Madryn, que actualmente cuenta con al menos cinco reconocidos espacios donde, semana a semana, artistas locales e invitados de distintos lugares del país, eligen la ciudad del Golfo para hacer reír y emocionar a sus espectadores.
Esto último resulta una prueba irrefutable de que la identidad de una comunidad es, en parte, también definida por el tipo de actividades que consume, siendo la cultural una de las principales de la ciudad portuaria, que se consolida como una de las usinas artísticas de la Patagonia.

Circuito interminable

Una buena cantidad de espacios ofrecen, actualmente, una opción más de esparcimiento para los espectadores que buscan reír, emocionarse y reflexionar con distintas obras, de la mano de una generación de artistas que, según ellos consignaron, se encuentra “floreciente” y apuntada a redoblar la apuesta para continuar colaborando con el crecimiento del segmento artístico.
El Teatro de La Rosada, el Cine Teatro Auditorium, el Teatro del Muelle, El Uno Y La Bellaza, El Entusiasmo, Centro Cultural Caracol y La Usina Cultural son tan sólo algunos de los espacios donde prácticamente un centenar de artistas locales trabajan en la génesis de sus personajes y producciones.
Durante los últimos meses, hubo un innegable incremento en la oferta artística en la ciudad, donde el teatro se constituyó como un engranaje esencial, pero también se vio acompañado de espectáculos musicales, entre ellos los recitales en la costa, exposiciones y un extenso abanico de opciones para propios y ajenos, turistas y vecinos.
Esto último fue algo resaltado por un grupo de actores y actrices madrynenses que continúan apostando a renovar el segmento, señalando que “hacía rato que no se veía algo así en la ciudad” y que “definitivamente, el 2019 fue un año bisagra para nosotros”.

Música y humor

En este sentido, una de las artistas más prolíficas de Madryn, Nathalia Brunetti, opinó que “este 2019 ha sido épico en nuestra ciudad, teniendo en cuenta la cantidad de espectáculos, entre ellos obras de teatro, recitales, exposiciones y demás” y agregó que “no tengo memoria de haber visto en Madryn algo así con anterioridad”.
También, contó que “hubo una interesante movida con el ‘Teatrazo’, con la gente del Galón de La Escalera, además de un montón de actividades infantiles en el Teatro de Muelle, presentaciones musicales, espectáculos de humor y un espacio que se está instalando, que se llama El Entusiasmo, ubicado en 25 de Mayo 935, donde se dan talleres de yoga y teatro durante todo el año”.

Obras y talleres

Al mismo tiempo, la artista, que protagonizó y coprotagonizó una importante cantidad de producciones teatrales de la mano de artistas locales como Rubén Petrucci, Elbio Mellado, Andrea Bustos y Matías Rojas, señaló que “está viniendo mucha gente de afuera de la ciudad a dar talleres de teatro” y agregó que “el teatro de La Rosada también es un buen punto de encuentro, sin mencionar el Cine Teatro Auditorium, que todos los años tiene la particularidad de gestar espectáculos propios; en general, musicales o teatro de revista y algo de humor”.
La “movida” del verano

Por su parte, el actor Matías Rojas, que junto a Brunetti ha sabido formar una dupla inseparable arriba del escenario, manifestó que “El Uno y La Belleza también es uno de los espacios disponibles en la ciudad, y lo cierto es que hay una movida interesante”, relatando que “en mi caso, que hace 17 años estoy viviendo acá, siempre hice teatro en Santa Fé, que es de donde vengo, y lo primero que hice cuando llegué a Madryn fue buscar dónde se hacía teatro”.
En esta línea, también reconoció que “desde que estoy en Madryn, nunca he visto una movida tan grande, no sólo teatral sino de todo tipo de espectáculos” y añadió que, en este último segmento, entre fines de 2018 y principios del año en curso “las presentaciones han sido un montón”.
Por otra parte, Rojas expuso que “hubo muchas producciones locales este año”.

Verano de teatro

Consultada sobre si esto último tiene que ver con la incesante producción de algunos artistas, o bien con la demanda de un público cautivo y otro que se renueva permanentemente, Brunetti fue determinante: “Siempre nos pareció que el espectador de Madryn, en general, es uno difícil; es complicado concebir una temporada de teatro, sí en verano ya que viene turismo de afuera, pero sostenerla en el año para nosotros es imposible, y creo que nadie lo ha hecho en la ciudad; más allá de que hay elencos, producciones grandes y espectáculos realmente muy buenos”.
Sin embargo, “en verano, el clima hace que la gente salga más, pero durante el resto del año es difícil de sostener; tal vez se puede pensar hacer una función por mes o algo salpicado, en un fin de semana largo”.

Sacar al espectador de la casa

En cuanto a la búsqueda de un circuito teatral que no dependa exclusivamente del circuito gastronómico y turístico en determinada época del año, la actriz planteó que “con el humor nos pasó de que nos dimos cuenta que convoca mucho más; tiene que ver con gustos particulares, por eso nos quedamos en este tipo de monólogos rápidos y de improvisación”, en referencia a una de las últimas obras con las que cerró la temporada, “Hipocondría – 5 Personajes en busca de un Actron”.
En este contexto, sostuvo que “no pasa por un tema de publicidad, los medios nos han acompañado siempre, nos han abierto sus puertas y demás; me parece que al espectador, a veces, le cuesta salir de la comodidad de su casa, muchas veces prefiere quedarse viendo una película”.

Encuentro de artistas

En otro orden, Rojas reiteró que “este año ha sido ‘bisagra’, pienso que existe como una especie de generación de actores o teatreros, que se viene gestando hace un montón de años” y relató que “cuando llegué a Madryn empecé a hacer teatro en el Teatro del Muelle; ahí lo conocí a Elbio (Mellado), que estaba tomando sus primeros talleres de teatro; él venía del ámbito del cine, producía cortometrajes y demás; la conozco a Norma Coronel, que hacía poco había llegado de Córdoba y había estudiado artes dramáticas; la gente de La Escalera aún no tenía su espacio, daba clases en el Teatro del Muelle. Creo que es un trabajo que se viene gestando hace un montón de años, con un montón de teatreros y gente del ámbito, y que recién ahora está floreciendo”.

Una generación que florece

Brunetti apuntó que “la base es nuestra comunidad artística, somos los que nos sostenemos en los espectáculos; ellos son Bandurria, están los de La Escalera, hubo una movida en el Centro Cultural Caracol” y Rojas completó: “Es una generación que viene trabajando hace muchos años, siempre con una especie de trabajo ‘de hormiga’, intentando producir y poner en escena, con mucho esfuerzo. Y, ahora, esa generación comenzó a florecer. Uno se empieza a descubrir de otra forma, tal vez es la edad”, bromeó, agregando que “en algún punto, nos damos cuenta de que podemos producir otras cosas, más toda la experiencia y el conocimiento que uno fue adquiriendo por haber estado todo el tiempo haciendo teatro; eso enriquece y ahora se empieza a ver en todas las producciones”.

El público, protagonista

Estas últimas “son muy buenas”, destacó Rojas, explicando que “no son obras en las que uno ensaya un mes y después va y hace cualquier cosa; nosotros, con Hipocondría, por ejemplo, estuvimos ensayando desde mayo para estrenar en agosto (de 2018), porque decidimos transformar la serie de monólogos que realizábamos en la obra; es decir, teatralizar el espectáculo, y eso lleva tiempo”.
Además, ponderó que “hay todo un trabajo de construcción de personajes, de dramaturgia; algunos monólogos, en el caso de ‘Hipocondría’, son tomados de libros de textos, pero otros fueron escritos por nosotros”.
Brunetti sumó a ello que “algunos puntos se van ajustando en el encuentro con el público, se ve qué funciona, qué no, dónde se puede ‘jugar’ un poquito más”.

Personajes multidimensionales

Sobre esto último, Rojas reconoció que “la gente se empieza a dar cuenta de que va a ver espectáculos y se encuentra, cada vez, con un teatro diferente; uno que lo entretiene y divierte, por un lado, y por otra parte, observa que hay trabajo detrás y personajes; en nuestro caso, cada monólogo tiene un mensaje, una crítica social”.
Brunetti añadió que “a veces parecería ser un humor negro o un poco más ácido, porque uno se está riendo, pero tal vez son temas ‘pesados’, que nos pasan y que están vigentes en nuestra actualidad”.

Un trabajo de años

Este crecimiento en el circuito artístico de Puerto Madryn y, precisamente, en el del ámbito del teatro (y las salas de teatro), “no es algo que se dio de un día para el otro, mágicamente, y que explotó”, remarcó Rojas, subrayando que “es producto de un trabajo que se viene gestando hace un montón de años con una nueva generación de teatreros, actores y artistas”.
Sobre esto último, explicó que “no se trata solamente de la gente del teatro; hay compañías de danza y, si uno se pone a mirar, todos tenemos la misma edad, estamos entre los 35 y los 40 años” y, por su parte, Brunetti señaló que “en el ámbito de la danza, por ejemplo, hay un trabajo invaluable de Mariela Owen, Diego Vázquez, quienes también se están instalando; todos los años realizan una producción de muy buena calidad, por mencionar algunos; Agitando Pañuelos, por ejemplo”.

Todas las artes convergen en el arte

Rojas recordó que “hace un par de años nos conocimos con Mariela Owen, me llamó para participar de un espectáculo de ella, entonces hicimos un poco de espectáculos de danza; ahora, ellos están en el Cine Teatro Auditorium con Rubén Petrucci, haciendo un espectáculo de danza, pero con teatro incluido; está Paula Goity, que es teatrera” y Brunetti contó que “me convocó León Berlot para hacer, con el coro de la UTN, un cuento de La Flauta Mágica; esto fue algo novedoso en Madryn, hicimos teatralización de un coro, fue algo increíble”, agregando que “seguimos agregando personajes y escenas, y lo cierto es que nunca se había hecho una teatralización de un coro, algo que ahora se encamina a ser una mega producción”.