En el Gobierno repite que la mayoría de las provincias cerraron en 2018 con superávit fiscal gracias a los puntos de coparticipación que la Nación le devolvió a través del Consenso Fiscal.

Sin embargo, por estos días el Poder Ejecutivo está estudiando la posibilidad de multar a un grupo de estados subnacionales por incumplir el consenso firmado a finales de 2017 y readecuado en 2018.

El informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) en base a los datos de la Secretaría de Hacienda que publicó ayer El Cronista muestra que uno de los objetivos planteados en el acuerdo entre las provincias y la Nación no se cumplió ya que durante el 2018 el conjunto de provincias terminó aumentando la presión tributaria de Ingresos Brutos (IIBB) en 0,04 punto porcentual del PBI cuando la intención de la Casa Rosada es cerrar el 2018 con un baja de 0,5 punto.

Buena parte de este incremento en la presión del impuesto se debió a que varios distritos decidieron llevar al «techo» permitido el impuesto y recién ahí comenzar a bajar. Y, como Ingresos Brutos es un impuesto que perciben las provincias y no la Nación, la definición del mismo es potestad de cada distrito.

Así, por ejemplo durante el 2018 y aprovechando el margen que tenían, Salta, Misiones, Tucumán, Río Negro, Neuquén, Tierra del Fuego, La Pampa, CABA, Santa Fe, Entre Ríos, Jujuy y La Rioja definieron correcciones de tasas generales o por segmentos de Ingresos Brutos.

Fuente: El Cronista