A través de sus redes sociales, el periodista se hizo eco de las últimas denuncias de violencia en el mundo del espectáculo y disparó contra Jimena Barón y Amalia Granata.

El periodista Augusto Tartúfoli, más conocido como “Tartu” generó polémica en las redes sociales luego de arremeter contra el “feminismo cool”, al que le cuestionó que midiera con diferentes varas las declaraciones de Jimena Barón y las de Amalia Granata.

“Cuando hablan de feminismo cool se refieren a ésto? Se hacen las distraídas cuando Jimena Barón dice q su ex (a punto d ser acusado d tentativa d homicidio) con ella fue un divino. Pero a Granata la matan cuando banca a Biasotti diciendo lo mismo, q con ella fue un divino”, escribió Tartu en su cuenta de Twitter.


Cabe explicar que el periodista hace referencia a dos situaciones que se produjeron en estos días. Por un lado la denuncia por violencia de género de Macarena Vega contra su expareja de Rodrigo Romero, quien salió con Jimena Barón luego de la película “El Potro”.

Al respecto, Vega aseguró que el padre de sus hijos le pegaba, la quemaba con cigarrillos e incluso le disparó un arma, pero al ser consultada por el tema, Jimena Barón declaró: “Que arreglen su historia como pareja, yo no tengo una mierda que ver. Y de haber sabido lo hubiese mandado (a Rodrigo Romero) a la mierda por hijo de puta”.

Por otra parte, Tartu alude a las declaraciones de Anna del Boca, la hija de Andrea, quien contó públicamente que habría sufrido maltrato de parte de su padre Ricardo Biasotti desde que era muy pequeña.

“Recuerdo que una vez le escribí una carta a la jueza contándole que estando en una cena familiar él me miraba con un asco… Yo no entendía por qué. Entonces, él me miró y me dijo ‘tenés olor a culo, no te quiero al lado mío’”, relató la joven en una entrevista con la revista Caras.

En ese marco, Amalia Granata defendió a Biasotti, quien fue su pareja, y aseguró: “No lo conocen a Ricardo. No hay manera de que él diga esa frase. Es una persona que no es agresiva, no se maneja con ese vocabulario y menos con su hija”.

“Yo puedo hablar de él, porque soy amiga y lo conozco. Tuvimos una relación hermosa y hoy somos amigos. Cuando yo salía con él, la nena tenía tres o cuatro años, era chiquita. Yo nunca la vi a Anna, porque había tantos conflictos que preferimos no sumarle uno más. Imagínense que el padre tenga una novia…”, continuó.

Y siguió: “Yo les puedo decir que de la boca de él esas palabras no salen, y que yo fui testigo de la lucha y el dolor que él siente por su hija. Hace diez años que no habla con ella. Siente dolor”.

Según Tartu, muchas feministas salieron rápidamente a condenar los dichos de Granata pero no tuvieron la misma reacción frente a las declaraciones de Jimena Barón respecto de Rodrigo Romero, denunciado por violencia de género.