El pasado 9 de enero, dos individuos asaltaron violentamente la pollería “Shaddai II”, ubicada en Huergo al 3800 de la ciudad de Comodoro Rivadavia. Unos días después, personal de la División Investigaciones realizó dos allanamientos y detuvieron a Jorge Vargas y Emmanuel Arena, quienes, según los investigadores, estarían directamente vinculados con el ilícito.
Según fuentes policiales, en dicho allanamiento, además, se secuestraron 24 mil pesos, un teléfono celular que habría sido sustraído a una de las victimas del robo y diversas prendas de vestir.
En la mañana de este martes se concretó, en los tribunales penales de Comodoro, la audiencia de revisión de la prisión preventiva de los imputados. Donde el representante de Fiscalía, el funcionario Facundo Oribones, solicitó la prórroga de la misma por 30 días; en tanto que la defensa de Vargas, defensora pública Cristina Sadino, y el abogado particular Daniel Fuentes, por Arena, propusieron el arresto domiciliario de sus pupilos.

Los alegatos de las partes y la resolución

En virtud del vencimiento de la prisión preventiva de ambos imputados dispuesta en la audiencia de control de detención, el pasado 14 de enero, por 30 días; el representante de fiscalía solicitó se mantenga la medida de coerción de los imputados en base a que “persisten los peligros de fuga y entorpecimiento de la investigación”. Asimismo, se refirió a la gravedad del hecho por la utilización de un arma blanca y un arma de fuego. La pena mínima, en caso de recaer condena, será de cumplimiento efectivo, argumentó Oribones. Solicitando la prórroga de la prisión preventiva de ambos imputados por 30 días.
La defensora de Vargas se opuso al mantenimiento de la medida de coerción ya que rige el principio de inocencia, a lo largo de todo el proceso. Su asistido tiene arraigo y familia, no se da ni peligro de fuga, ni de entorpecimiento, aseguró la defensora. Si existiese peligro de fuga, pudiera ser reemplazado por arresto domiciliario o también con presentaciones.
Por su parte, el defensor de Arena adhirió a los fundamentos de su colega defensora, entendiendo que “no se da el peligro de fuga”. Asimismo, que “el beneficio de la duda y el principio de inocencia deben prevalecer”. Su asistido tiene dos hijos menores y se pudo haber fugado y no lo hizo. Tampoco se da a su entender el peligro de entorpecimiento. Proponiendo el “arresto domiciliario” de Arena bajo la custodia de sus padres, ofreciendo una caución económica y solicitando se le coloque una pulsera electrónica.
Finalmente, la jueza penal Mariel Suárez resolvió mantener la medida de coerción que pesa sobre ambos imputados por 30 días, ya que no han variado las circunstancias ni los peligros procesales por los cuales se les dictó la medida. Advirtiendo el peligro de fuga en el presenta caso, por las características graves del hecho y la pena esperada.

Los hechos

El ilícito contra la propiedad investigado ocurrió el pasado 9 de enero, a las 9:30 horas, cuando, según el relato fiscal, Jorge Vargas y Emmanuel Arena ingresaron a un local comercial ubicado sobre calle Huergo al 3800, haciéndose pasar por clientes. Cuando la empleada del local se dirigió hacia la parte trasera del local para buscar lo solicitado, Arenas pasó al otro lado del mostrador dirigiéndose a la empleada y de atrás le colocó un cuchillo en el cuello. Mientras Arena tenía reducida a la víctima, Vargas se dirigió a la caja registradora sustrayendo dinero en efectivo y un celular. Luego ambos imputados huyeron del lugar.
Calificando jurídicamente el hecho como “robo doblemente agravado por el uso de arma blanca y por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no podrá tenerse por acreditada”, en calidad de coautores para Vargas y Arenas.