Ayer martes 12, en Comodoro Rivadavia, extendieron la prisión preventiva por tentativa de homicidio agravado a Ana Lepio; a pesar de los intentos de su defensor para conseguir la prisión domiciliaria, se entendió que el lugar de tránsito no cumplía con los requisitos mínimos de seguridad y se estableció el plazo de dos meses de prisión preventiva.
El defensor Guillermo Iglesias requirió la libertad y subsidiariamente el arresto domiciliario; en tanto que la fiscal María Laura Blanco solicitó confirmar la prisión preventiva por dos meses. Finalmente, el tribunal revisor integrado por los jueces penales Martín Cosmaro y Mónica García resolvió por unanimidad confirmar la decisión de la jueza natural manteniendo a Lepio privada de su libertad.

Los hechos

El ataque ocurrió el 1 de diciembre de 2018, aproximadamente las 6 de la madrugada, cuando la víctima se encontraba acostado junto a otra mujer, a la sazón testigo de los hechos, en el interior de su domicilio de la calle Los Aromos, del barrio Las Flores. En tales circunstancias, se hizo presente su ex pareja Ana Elizabeth Lepio, quien comenzó a caminar por el techo de la vivienda, para luego bajar a la altura de la puerta de ingreso y tras correr la ventana lindante a la misma, tomó la llave que se encontraba colgada y con la misma abrió dicha puerta.
Al escuchar ruidos, la testigo se escondió en el baño mientras la víctima se levantó y atendió a Lepio. Según el relato fiscal, la víctima le manifestó a Lepio que su relación ya había terminado, a lo que Lepio preguntó si había alguien más. Acto seguido, Lepio se dirigió al baño y constató que la testigo se encontraba en su interior, manifestándole a la víctima “sácala de ahí, la mato a ella o te mato a vos”.
Según fiscalía, seguidamente Lepio, valiéndose de un cuello de botella color verde con tapa amarilla, y con claras intenciones de darle muerte a la víctima, le cortó la zona lateral izquierda de su cuello, refiriéndole éste “Ana me cortaste el cuello…me estoy muriendo Ana”, respondiéndole Lepio: “Morite h. de p.”. Posteriormente, la víctima salió del domicilio tomándose el cuello y fue caminando hasta intersección de Rivadavia e Ituzaingó, donde se encontró con personal de la Seccional Segunda a quien les refirió: “Mi mujer Ana Elizabeth Lepio me apuñaló con una botella en mi casa, me desmayo, me desmayo”, siendo posteriormente auxiliado por la ambulancia del Hospital Regional.
Finalmente, auxiliares de la justicia de la Seccional Cuarta anoticiado del hecho por la Seccional Segunda, se constituyeron en la ubicación antes referida y procedieron a la captura de Lepio.