Clic para ampliar

A más de tres años del inicio del Gobierno de Mauricio Macri, sólo tres provincias, más Capital Federal, mejoraron en su nivel de actividad cuando se compara con el momento en el que comenzó la gestión de Cambiemos. En el otro extremo, las veinte provincias restantes sufrieron caídas en su economía en el acumulado entre el período comprendido entre el tercer trimestre de 2015 y el mismo período de 2018.
En la variación en uno u otro sentido de la evolución de la actividad tiene relación con el partido político que la gobierna. Más concretamente, si está en línea con el del Gobierno nacional o no. De hecho, a la que peor le fue, de acuerdo al relevamiento que hacen en el estudio Federico Muñoz y Asociados (FMyA), fue a Santa Cruz, gobernada por Alicia Kirchner, provincia que va a elegir candidatos a nivel provincial en las mismas fechas que las elecciones nacionales. Pero hay que decirlo, a Chubut no le fue mucho mejor. Aunque como se sabe, tuvo sus propias complicaciones de gestión con el extinto gobernador Mario Das Neves seriamente afectado en su salud, y el período restante a cargo de su exvice, el actual Gobernador Mariano Arcioni que fue logrando enderezar la crisis de gobernabilidad y desfinanciamiento que le tocó conducir. Por todo esto, Chubut figura en el pelotón que menos ha crecido desde 2015 a esta parte, ubicándose en el puesto 20 sobre 24 de un ranking elaborado por la consultora Economía y Regiones en base a datos oficiales.
En el caso de Santa Cruz, La provincia austral vio caer su actividad en estos tres años en un 15,7%, según surge del Isap, un índice que elaboran en FMyA en base a ocho indicadores: nivel de empleo, salario, recaudación de IVA, ventas de supermercados, despachos de combustibles, despachos de cemento, transferencias del Tesoro y patentamientos de autos. La que menos cayó, de las 20 que lo hicieron, fue Santiago del Estero, que mantuvo su actividad casi en el mismo nivel que fines de 2015.

¿El color político influyó?

Cuando se evalúa la performance provincial bajo un análisis según el color político surge que a las cinco provincias oficialistas les fue razonablemente bien; “casi todas ellas (Jujuy es la única excepción) aparecen en la mitad superior del ranking de crecimiento”, identifican en FMyA. Agregan los observadores que el PJ Federal alterna distritos bien posicionados, como Córdoba y Tucumán, con otros bastante más relegados, como el caso de Río Negro (con una baja acumulada en tres año del 6%) y Chubut, con casi 8% de desplome.
A su vez, la casi totalidad de las 12 provincias gobernadas por el Frente para la Victoria aparecen en la mitad inferior del ranking de evolución de la actividad. No obstante, hay algunos factores, puntuales, que afectaron este desempeño, más allá de quién la gobierne. “Los fallos judiciales que favorecieron a Córdoba, Santa Fe y San Luis; el cambio de vínculo con el gobierno nacional (Buenos Aires en un sentido y Santa Cruz en el otro) o shocks significativos en sus estructuras productivas (como en Tierra del Fuego o Neuquén)”, identificaron en FMyA.
De todos modos, la evolución de la economía es un factor que incide en las elecciones, que comienzan con las primarias en La Pampa a mediados de este mes y tienen su punto más fuerte en las nacionales (fecha compartida por algunos distritos).

El último año dice mucho

Cuando la comparación se hace en la evolución al tercer trimestre de 2018 comparado con igual período de 2017, se observa que todos los distritos registraron variaciones trimestrales negativas en su nivel de actividad. El rango de caídas abarcó desde el 1,3% trimestral de Neuquén al desplome de 4,5% en Tierra del Fuego. De esta manera, 23 de las 24 provincias entraron en recesión técnica (que de manera conceptual son cuando se dan dos trimestres consecutivos de contracción en la actividad económica); sólo una provincia (Neuquén) consiguió evitar este desenlace, ya que en el segundo trimestre de 2018 había resultado la única en exhibir una variación positiva en su nivel de actividad.

Chubut, una excepción a puro pulmón

Situación similar se dio según el registro de otra consultora: en Economía y Regiones (EyR) identificaron que en ese mismo período la actividad cayó en 22 de las 24 provincias. Sólo tuvieron variaciones positivas Neuquén (3,7%) y Chubut (0,6%), que son dos excepciones basadas exclusivamente en la actividad petrolera. Del otro lado, San Luis (5,7%); Entre Ríos (5,7%); Santa Fe (4,8%) y Misiones (4,4%) son las que más cayeron.
Las razones son, en San Luis, por la caída en la producción industrial; en Entre Ríos, relacionado a la industria y el sector agrícolaganadero; y Santa Fe se vio afectada por la industria manufacturera y el comercio. En sentido contrario, en Neuquén y Chubut se explica por el buen desempeño del sector minero y por una mayor producción de petróleo (14,4% y 7%, respectivamente); y en el caso de Neuquén también por el gas (11,8%), identificaron en Economía & Regiones. (Fuentes: E6R, Cronista, MEN, NA)

Gobierno de Chubut