Luego de casi dos años de permanecer con sus cortinas bajas, Cerámica San Lorenzo, una de las empresas más emblemáticas de la ciudad de Puerto Madryn, por fin verá nuevos tiempos económicos para su desarrollo. En la mañana de ayer miércoles 13, el intendente Ricardo Sastre, anunció que una firma cordobesa compró sus instalaciones y reactivará la producción generando unos 200 puestos de trabajo.
Sastre, acompañado por el Ministro de Producción de la Provincia, Hernán Alonso; y el Subsecretario de Producción del Municipio, Marcos Grosso; recibió a Cecilia Paschini, Directora de la Empresa: “Pretensa ya se quedó con las instalaciones de Cerámica San Lorenzo, y deberá empezar a producir lo antes posible debido a compromisos contractuales. Ya están realizando las modificaciones correspondientes dentro de lo que era la planta de cerámica, y empezarán a producir en pocas semanas”, indicó el Jefe Comunal.
Además, el Intendente dijo que “comenzará a llegar maquinaria a la ciudad, que será traída desde Córdoba, entre ellas algunas grúas de grandes dimensiones, por lo que el traslado llevará un tiempo prudencial. La empresa estima estar produciendo a buen ritmo sobre el mes de abril. En su punto máximo de producción, contará con aproximadamente 200 puestos nuevos de trabajo”.

Nuevos dueños

Pretensa es una empresa dedicada a la elaboración de piezas de gran porte de hormigón pretensado radicada en Córdoba y que desembarcará, según detallaron desde la Comuna, con una inversión que hasta el momento, en cuanto a refacciones, remodelaciones y ajustes, lleva unos dos millones de dólares.
Al tiempo que adelantaron que generará 200 puestos de trabajo en su etapa de máxima producción y elaborarán en Puerto Madryn piezas de hormigón para construir torres de molinos eólicos.
“Así como pasó con Exal Group durante nuestra primera gestión, ahora recibiremos a Pretensa para la creación de fuentes de trabajo genuinas en una tarea mancomunada con el Ministerio de Producción de la Provincia de Chubut que conduce Hernán Alonso”, finalizó Sastre, que recibirá una nueva firma emplazada en el Parque Industrial de la ciudad.

La historia de la recuperación

La planta de Cerámica San Lorenzo cerró sus puertas, dejando a unas 140 personas sin su fuente de trabajo, a mediados de febrero de 2017; marcando un hito en la situación de la industria en Puerto Madryn, ya que se trataba de una de las empresas más emblemáticas de la ciudad del Golfo, que tras la incursión de capitales mexicanos, decidió conservar sus plantas de la provincia de San Juan y la ciudad de Azul, en Buenos Aires, y cerrar las de Madryn y San Luis. Según indicaron los titulares del holding de capitales mexicanos, la decisión se había tomado producto de una aparente baja rentabilidad.
En marzo del año pasado, el mismo Ricardo Sastre participó de una reunión con empresarios de los Estados Unidos, quienes se habían mostrado interesados en comprar los galpones y el predio de Cerámica San Lorenzo para iniciar otro tipo de emprendimiento. El encuentro había surgido del viaje realizado por Sastre a la ciudad de Los Ángeles, California, en el mes de febrero, donde el Jefe Municipal se reunió con empresarios y con distintas cámaras turísticas y de producción, con el objetivo de difundir a Puerto Madryn como destino de inversiones.
Finalmente, dos años después, la planta verá mejores días, ya no elaborando cerámicos, sino al frente de una de las industrias más prometedoras de la zona, como es la de molinos eólicos.

Municipalidad de Puerto Madryn