Como era de esperarse, el evento climático que comenzó el miércoles por la tarde y se prolongó hasta este viernes, provocó anegaciones de calles y problemas en distintos barrios y viviendas de Puerto Madryn.
Sin embargo, no hubo que lamentar heridos ni voladuras de techos, como ocurriera durante la última contingencia de este tipo.
Desde el día martes, el área de Gobierno, conjuntamente con personal de Bomberos, Obras Públicas y la Cooperativa, habían anticipado la serie de dispositivos que se implementarían, con el objetivo de reforzar el esquema preventivo para evitar damnificados por el temporal.
Mayormente, durante el operativo se repartieron piezas de nylon en diferentes viviendas, antes de que comenzaran las lluvias, a fines de evitar las frecuentes filtraciones de agua que, durante este tipo de situaciones, generan un perjuicio para algunos vecinos.
Sólo hubo una familia autoevacuada, que permanece en la casa de otros familiares de modo preventivo.
Según el Servicio Meteorológico Nacional, las abundantes precipitaciones continuarían hasta este viernes, mientras que en horas del mediodía el panorama comenzaría a mejorar.

También entregaron frazadas

Al mismo tiempo, el Comité de Emergencia Climática (COEM), coordinado desde Gobierno del Municipio y la Subsecretaría de Prevención y Protección Ciudadana, continuará en alerta ante la posibilidad de que las lluvias se prolonguen.
En este sentido, desde la Municipalidad precisaron que, desde el Comité se llevaron a cabo unas 434 asistencias, las cuales en todos los casos fueron de carácter preventivo, antes de que se incrementara la intensidad de las precipitaciones.
Unas horas antes de la medianoche del miércoles, ya habían asistido a cientos de domicilios con cortes de nylon, que era la principal solicitud de las familias, así como también, en algunos casos, hubo provisión de frazadas.

Esperan más lluvias

También, detallaron desde el ámbito municipal que se montaron guardias que llevaron a cabo controles por cada una de las bocas de tormenta; desde que comenzara la tormenta, durante la mañana del miércoles, hasta el jueves al mediodía, habían llovido más de 18 milímetros, una cifra menor a la estipulada por el pronóstico que manejaban desde el Municipio, que anticipaba unos 40 milímetros de lluvia hasta el día viernes inclusive.
No obstante, se espera que el evento climático continúe en mayor y menor intensidad, por lo que el Comité de Emergencia continuará con las asistencias y en alerta, en caso de que la presencia de los distintos estamentos y fuerzas sea requerida en algunos puntos de la ciudad.

Sin inundaciones

Las anegaciones de calles tuvieron lugar en las zonas más alejadas del casco céntrico de la ciudad, principalmente en barrios como San Miguel, Presidente Perón, Pujol y sus alrededores.
En el caso de la zona céntrica, no hubo inundaciones y, según lo que pudo observarse a simple vista, la mayoría de los vecinos cumplió con el pedido de no sacar sus residuos a la calle; esto había sido solicitado el martes por el secretario de Gobierno municipal, Martín Ebene, dado que el principal motivo del taponamiento de pluviales suele ser la acumulación de basura.
Otros de los barrios afectados por las precipitaciones fueron Solanas de la Patagonia y Quintas “El Mirador”, que en su mayoría tienen calles de tierra; allí, si bien no hubo zonas inundadas o roturas que impidieran el desplazamiento de vehículos, la constancia del agua y su efecto en algunas arterias provocó dificultades para el tránsito de vehículos; esto comenzó a solucionarse tras la puesta en funcionamiento de máquinas de movimiento de tierra, que alisaron algunas de las calles afectadas.

Teléfonos de emergencia

Para solicitar ayuda, comunicarse al 103, perteneciente a la Dirección de Protección Civil.
No obstante, las personas pueden llamar al 100 correspondiente a Bomberos Voluntarios.

Municipalidad de Puerto Madryn