A raíz que tomara estado público, el hecho del presunto sometimiento a entrenamientos con actividad física extrema, a los aspirantes a agentes de la policía en Esquel, fue presentado en la Legislatura un pedido de informes para que se esclarezca la situación.
Los jóvenes denunciaron por redes sociales que fueron sobre exigidos físicamente y que generaron descompensaciones, e incluso una persona internada en el Hospital Zonal de la ciudad cordillerana. La diputada por Cambiemos, Jacqueline Caminoa, impulsó un pedido de informes al Gobierno.
Los hechos ocurrieron en Esquel en el marco del ingreso de personal policial. Manifiesta en el Proyecto de Resolución que “el Centro de Instrucción de Esquel convocó a un total de 150 aspirantes para el lunes 11 de marzo en el Salón de Usos Múltiples de la Escuela Provincial Nº 210 del Barrio Badén. La convocatoria estaba dirigida para comenzar una semana de adaptación de los aspirantes”.
Añade que “una vez hechas las presentaciones protocolares mediante la cual procedieron a identificarse el Director del Centro de Instrucción y los instructores que se encargarían de las prácticas correspondientes, se les informó a los aspirantes que deberían presentarse en el predio del Autódromo para comenzar con los ejercicios físicos propios de la instrucción”.
De las prácticas de entrenamiento a las que fueron sometidos los aspirantes, resultaron varios de ellos con descompensaciones “e incluso uno de ellos debió ser llevado de urgencia al Hospital Zonal Esquel presentando un cuadro de deshidratación e insuficiencia renal permaneciendo hasta el día de la fecha internado en el nosocomio mencionado”.
Según los testimonios de varios de los aspirantes expresados, incluso en diferentes redes sociales, fueron sometidos a entrenamientos físicos extremos “sin haber realizado en forma previa los exámenes médicos correspondientes para determinar si dichos jóvenes se encontraban en condiciones para afrontar los ejercicios”.
De los testimonios surge que durante los ejercicios realizados en el entrenamiento “los instructores se negaban a brindarle agua a los aspirantes provocando así una deshidratación que desencadenaría posteriormente en la descompensación de varios de ellos”.
“Teniendo en cuenta la distancia entre el predio donde se realizaban los entrenamientos y el Centro de Salud más cercano, resulta inadmisible que no se cuente con una ambulancia dispuesta a resolver situaciones como las que le tocó vivir a varios de los aspirantes. Las circunstancias descriptas en los considerandos anteriores, nos hacen reflexionar respecto a las medidas de prevención que debieran tomarse en estos casos con el fin de evitar situaciones similares al caso del cadete Emanuel Garay de la provincia de La Rioja”, describió Caminoa.
En la parte resolutiva de la iniciativa se pide conocer en un plazo de cinco días, la nómina completa del Personal que forma parte del Centro de Instrucción de la ciudad de Esquel.
A su vez, requiere saber si dicho personal cuenta con las capacitaciones correspondientes en materia de Preparación Física y Reanimación Cardiopulmonar. El Ejecutivo también deberá informar si la Policía del Chubut exige como requisito excluyente a los ingresantes previo al comienzo de estos entrenamientos extremos, los estudios médicos correspondientes (Electrocardiograma, estudios hepáticos, renales, etc.) que permitan establecer en forma fehaciente la aptitud psicofísica de cada uno de ellos.
Además, deberán comunicar el protocolo a seguir en situaciones como la descripta, y si en los entrenamientos que lleva a cabo dicha institución se cuenta con la presencia de ambulancias y personal médico que permitan evacuar situaciones de emergencia.

Gobierno de Chubut