La Dirección General de Comercio clausuró este lunes seis puestos de venta de pescado en Puerto Rawson. Los puesteros, tras las actuaciones municipales, tendrán cinco días para regularizar la actividad ante el Tribunal de Faltas. Los procedimientos se efectuaron junto a personal policial.

“Los lugares intervenidos no contaban con las mínimas normas de seguridad e higiene”, comentó el responsable del área ejecutiva, Adolfo Núñez Maciel. Seis fueron los locales cerrados preventivamente por no reunir las condiciones adecuadas. “Los propietarios deberán comparecer ante el Tribunal de Faltas, caso contrario se dispondrá la destrucción el puesto y liberación del espacio público”, aseveró el funcionario.

Doce stands funcionan en el puerto de Rawson bajo órbita de una asociación. El resto de los puestos identificados están operando correctamente, aunque “hicimos algunas sugerencias para acomodarse a la ordenanza vigente”, agregó Núñez Maciel.