A raíz de notorios problemas de presión de agua en Playa Magagna, personal del Servicio Sanitario detectó conexiones a la red de agua en la zona industrial del puerto. Las conexiones clandestinas son un delito grave por la sanidad y también porque impide la normal distribución del agua.
La jefa del Servicio Sanitario, Adriana Bec, confirmó que la semana pasada la Cooperativa de Rawson detectó conexiones clandestinas a la red de agua y que se realizó la denuncia penal correspondiente para que la Fiscalía detecte a los responsables. “A raíz de los problemas de abastecimiento y presión de agua que teníamos en la zona del puerto, estuvimos investigando y detectamos dos conexiones clandestinas en el sector industrial del puerto. Una de ellas de importante diámetro, de dos pulgadas. Eran bastante visibles y fueron retiradas de la red”, explicó la Ingeniera sobre los enlaces que estaban sobre terrenos baldíos pero se descargaban sobre terrenos particulares.

Problemas de presión en Magagna

“Teníamos muchísimos problemas en Playa Magagna. Es una red troncal que sale del tanque ubicado en la playa, llega a la zona del puerto y cruza a Magagna. Había muchos reclamos de abastecimiento a ese sector, más allá de los esperados, y no podíamos detectar el por qué. Si bien el consumo aumenta en verano, había algo más por lo que investigamos y descubrimos las tomas clandestinas. Seguramente existan bombas que tomen el agua directamente de la red, disminuyendo la presión de agua y evitando que el suministro llegue a Magagna. Es muy grave lo que hemos identificado porque ha perjudicado a la gente de ese sector y a la Cooperativa”, manifestó Bec.
Con los equipos de la Cooperativa se retiraron las conexiones clandestinas y se efectuó la denuncia formal en la policía. “La policía intervino, tomó fotos y desde la institución realizamos la denuncia penal para que se detecte a los responsables de esta conexión. Es gravísimo porque intervinieron sobre redes de agua potable. Inclusive han tenido que cortar el agua para efectuar la conexión”, declaró.
Bec reconoció que el servicio tiene muchas dificultades en Playa Unión porque no alcanza la capacidad de producción de la Planta. Si a eso se le suma la existencia de conexiones clandestinas, el panorama se complica aún más. “La Planta funciona las 24 horas del día los 365 días del año. La población debe saber que cuando nosotros interrumpimos la distribución de agua, estamos enviando permanentemente agua a la cisterna para poder distribuirla con buena presión, pero no lo logramos porque el consumo es muy importante y la producción insuficiente, generando que tengamos que hacer dos cortes diarios. En zonas puntuales como el puerto, con la actividad pesquera que demanda muchísima agua, una conexión clandestina complica aún más el panorama porque son zonas críticas. Es literalmente un robo. Es muy grave”, aseveró.

Costo elevado

Para que el agua sea utilizada para consumo humano, hay un costo muy elevado de tratamiento. “Si bien el agua se extrae del río, los insumos para potabilizarla son muy elevados porque sus precios son dólares. El policloruro de aluminio que utilizamos para coagular, los floculantes son importados, el cloro también ha aumentado muchísimo y la energía para bombear, que Cammesa ha incrementado. Es costoso el tratamiento y la distribución de agua. La Planta es chica para el consumo que se genera en verano por lo que para nosotros es un gran esfuerzo mantener el servicio. Si a eso se le suma que hay gente que la roba, todo se complica aún más”.