Dos nuevos desprendimientos de hielo que ocurrieron en los últimos días en el glaciar Grey, en el extremo sur de Chile, elevaron las alertas sobre un eventual aumento en la frecuencia de estos fenómenos, advirtieron científicos a la agencia Reuters.
Los quiebres en ese glaciar ubicado en el Parque Nacional Torres del Paine, ocurridos el 20 de febrero y 7 de marzo, se suman a uno mayor registrado en noviembre de 2017, cuando un bloque de 380 metros de ancho por 350 de largo se desprendió en un fenómeno atribuido al alza de la temperatura.
“Se aprecia una mayor frecuencia en la ocurrencia de desprendimientos en esta lengua este del glaciar y se requieren mayores datos para evaluar su estabilidad”, explicó Ricardo Jaña, investigador y miembro del área de cambio climático del departamento científico del Instituto Antártico Chileno (Inach).
En días previos “se registraron alzas de temperaturas sobre el promedio normal y precipitaciones intensas junto a un aumento del nivel del agua en el lago, factores que podrían explicar el forzamiento”, agregó.
El primer témpano que se desprendió el 20 de febrero tiene un tamaño equivalente a 8,8 hectáreas, y el segundo, a 7,5 hectáreas. “Son el equivalente a 16,3 hectáreas de la lengua este. En esta ocasión ambos témpanos son fuera de lo normal”, explicó Jara. Además, indicó que en el estudio pudieron percatarse de que se desprendió otro pedazo de hielo por la lengua central del glaciar, pero no de las mismas dimensiones que los demás. “Hay un proceso acelerado de pérdida de masa que va más rápido de lo que normalmente ocurre”, añadió.