Un tatuaje en el pectoral izquierdo podría permitir identificar a un joven, cuyo cadáver apareció en un barranco del mirador del barrio Almafuerte, en la zona de Loma del Medio de El Bolsón.

El joven tenía demás cortes en el cuello, puntazos en el cuerpo, lesiones en sus rodillas y parte del rostro quemado, lo que evidencia que fue torturado por sus victimarios.

Una de las hipótesis de los investigadores orienta un ajuste de cuentas.

Al parecer la muerte habría ocurrido días atrás, el cuerpo tenía las manos y los pies atados por detrás con alambre, lo que hace suponer a los peritos que fue ejecutado.

Por otro lado, personal policial comenzó a tomar testimonios a los pobladores del sector que está rodeado de una frondosa vegetación y con una vista panorámica hacia el río Quenquentreu.

La hipótesis principal que maneja la policía es que el hombre fue puesto de rodillas aún con vida y ultimado posiblemente con un arma cortante.

De inmediato, según esta teoría policial, lo arrojaron por el barranco con la intención de que su cadáver se perdiera en la espesura.

Sin embargo, una rama interrumpió el trayecto y dejó al cuerpo en un sector visible para los vecinos que transitan el área, según dejó trascender una fuente de la investigación.