En las elecciones de Neuquén no hubo sorpresas: Omar Gutiérrez, del Movimiento Popular Neuquino (MPN), retuvo la provincia que gobierna hace 50 años y el Gobierno perdió su primer test electoral del año.
Sin embargo, no todo fue negativo para Cambiemos: tampoco hubo batacazo del candidato kirchnerista, Ramón Rioseco.
Hasta el momento, Rioseco obtenía el 24,24% de los votos y el candidato del Gobierno, Horacio “Pechi” Quiroga, el 17,25%.
Aunque en las semanas previas de las elecciones cobró fuerza la posibilidad de un eventual buen desempeño de Rioseco, sobre todo por el respaldo explícito de la ex presidenta Cristina Kirchner, durante la jornada hubo tranquilidad en el oficialismo provincial.
Gutiérrez, además de los votos del MPN, obtuvo el apoyo de las cuatro listas colectoras (Unión Popular, Frente Nuevo Neuquén, Frente Integrador Neuquino y Siempre) para estirar su ventaja frente a Rioseco. A partir del cuarto lugar se ubican Jorge Sobisch (Demócrata Cristiano), Raúl Godoy (FIT) y Mercedes Lamarca (libres del sur).
La victoria del MPN alargó la estadía del sello provincial en el Ejecutivo, poder que ocupa desde 1962 en todos los períodos democráticos. Las elecciones de ayer también definieron la composición de la legislatura provincial, en donde el MPN necesitará de aliados para imponerse, ya que la candidatura de Gutiérrez contó con la tracción de listas colectoras.
El sector petrolero también celebró anoche el holgado triunfo de Gutiérrez.