Luego de un año con fuertes ajustes tarifarios, la mayoría de las grandes empresas del sector de energía volvieron a recuperar ganancias, después de varios años en rojo. La única excepción fue Metrogas, que registró pérdidas por $660.000, similares a las del año 2016. En los balances de las empresas, no incide el precio mayorista de la energía, que se traspasa al usuario final; pero lo que sí incide son los márgenes de distribución o transporte regulares que fueron discutidos a fines de 2016 y se revisaron en 2017 y que se implementaron paulatinamente en dos años. Era lo que les iba a permitir a las empresas tener una rentabilidad normal a fines del año pasado», explicó Santiago Urbiztondo, economista de FIEL. En el caso de Edesur, la ganancia integral del ejercicio fue de $3.087 millones. En 2017 y 2016 había sido de $998 millones y $258 millones respectivamente. Para Transener, principal empresa de transporte de energía eléctrica en alta tensión, el resultado del ejercicio 2018 fue de $3.176 millones. Los ingresos de la empresa aumentaron un 36% por la aplicación de los nuevos cuadros tarifarios con vigencia a partir del 1° de febrero de 2017. A comienzos del año pasado, se comenzó a reconocer el incremento en el Valor Agregado de Distribución (VAD) en 48 cuotas que se repartirán hasta el 21 de enero de 2022. Además, en el ajuste del VAD de agosto de 2018 se acordó la aplicación de un 50% del incremento (7,95%) y se recuperará la parte restante en seis cuotas a partir de febrero de 2019.