La Secretaría de Energía quiere ampliar las exportaciones de gas hacia Chile. Para garantizar los envíos, impulsará que las petroleras solventen un fondo para cubrir el costo de combustibles líquidos (más caros que el gas) para el sector de generación. YPF y otras cuatro petroleras, involucradas. En el marco de una batería de medidas que prepara para ampliar la capacidad de transporte y la producción de gas, la Secretaría de Energía planea también impulsar la creación de un fondo administrado por el Estado y solventado por aportes privados a fin de garantizar la continuidad de las exportaciones de gas hacia Chile.
¿En qué consiste la novedosa iniciativa, que aún está en fase de diseño preliminar? La meta del gobierno es que las petroleras que operan yacimientos en la Argentina puedan firmar contratos de exportación con transporte en firme (los acuerdos suscriptos desde septiembre del año pasado son interrumpibles) para enviar hasta 12 millones de metros cúbicos diarios (MMm3/d) de gas hacia el otro lado de la Cordillera.
¿Cuál es el principal impendimento para que empresas como YPF, PAE, Total, Wintershall y CGC puedan avanzar en esa dirección? Que en momentos de pico de demanda, Cammesa —la empresa que administra el mercado eléctrico— reclama todo el gas disponible en el sistema para sus centrales térmicas y eso termina obligando a las petroleras a cortar las exportaciones del hidrocarburo hacia Chile. Eso fue lo que sucedió hace dos semanas y provocó un evidente cortocircuito entre la conducción de Cammesa y los funcionarios de la Subsecretaría de Hidrocaburos que dirige Carlos Casares.

Los pro y los contra

¿Cuál es la idea que puso sobre la mesa el secretario de Gustavo Lopetegui para superar ese obstáculo? Que las petroleras financien con fondos propios la creación de un fondo compensador que administrará el Estado para que, en los picos de calor, Cammesa pueda comprar combustibles líquidos (fundamentalmente gasoil pero también fuel oil), que son más caros, en lugar de solicitar el gas que los productores envían a Chile.
¿Qué ganan los privados? Durante este verano, las petroleras envían una media de 5 MMm3/día de gas hacia Chile desde la cuenca Neuquina, a un precio que oscila entre los 3,50 y 4 dólares por MMBTU. La capacidad disponible de los ductos de exportación asciende a 12 millones. Desde la óptica del gobierno, si las empresas pudieran firmar contratos de exportación con transporte firme durante ocho meses (es decir, todo el año menos los cuatro meses del invierno) seguramente podrían negociar mejores precios de venta con sus clientes chiles (Methanex, entre otros) en la línea de los 5 dólares por MMBTU.
“Las petroleras podrían ganar mercado porque venderían más gas y al mismo tiempo mejorarían sus precios de venta”, explicó un funcionario del área energética.
¿Qué monto deberían fondear las petroleras? Como el Estado enfrenta una restricción fiscal evidente, la intención de la Casa Rosada es que el dinero para poner en marcha el fondo compensador para comprar combustibles líquidos para las centrales de generación lo pongan las empresas. Según cálculos estimativos de la Secretaría de Energía, las petroleras deberían inyectar unos US$ 40 millones. Pero a cambio podrían abrir un mercado de unos US$ 500 millones al año. (Econojournal)

Gobierno de Chubut