El 12 de marzo de 1989, el científico Tim Berners-Lee presentó un informe que contenía las ideas fundamentales de lo que se convertiría en la web actual de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN). Por esa razón, hoy se celebra el 30 aniversario del nacimiento de la World Wide Web.
Berners-Lee comenzó a trabajar en el CERN en junio de 1980 y fue allí donde se dio cuenta de las dificultades para compartir información entre los científicos del centro: la gran cantidad de datos repartida en diferentes ordenadores y tener que iniciar sesión para acceder a ellos, entre otros.
Una vez que el científico Mike Sendall dio vía libre al proyecto y después de pasar dos revisiones, el británico hizo una propuesta formal del proyecto en noviembre de 1990 junto al ingeniero industrial belga Robert Cailliau.
El objetivo era crear un sistema de información que permitiera enlazar los contenidos para establecer una organización de los datos, hacerlos accesibles y poder compartirlos.
Para la consecución del proyecto, que en su primer año se llamaba ‘Mesh’, el grupo de científicos que trabajó en la World Wide Web se sustentó en los pilares que constituyen la web: el lenguaje HTML, el código que se utiliza para el desarrollo de páginas en Internet; el protocolo HTTP, el método más común de intercambio de información en Internet; y las URLs, las direcciones que se asignan a cada recurso de la web.
Otra fecha importante para el desarrollo de la web es el 30 de abril de 1993, cuando el CERN decidió hacer de dominio público los detalles de la World Wide Web.

Revolución a todos los niveles

Según Iñaki Regidor, director de Sistemas de EiTB, la creación de la World Wide Web fue una revolución para el acceso a la información y el tratamiento de esta. “Es un cambio a todos los niveles”, afirma.
El responsable de los sistemas del grupo EiTB destaca el área de la ciencia y la investigación, en las que el intercambio de información entre científicos de uno y otro lado del planeta se produce prácticamente en tiempo real: “investigaciones que puedan estar haciendo en la UPV/EHU en Leioa se pueden contrastar con expertos que estén en EE. UU., Japón o Filipinas”.
De cara al futuro, Regidor piensa que el desarrollo de los servicios en Internet se verá favorecido por el desarrollo de las telecomunicaciones, los despliegues de fibra óptica y la disponibilidad de redes móviles. “Lo que ahora nos parece que es en tiempo real se va a ir acelerando”, afirma Regidor.