Sobre la avenida Gales al 1700, en las inmediaciones de la zona oeste de Puerto Madryn, se encuentra en pleno desarrollo la obra para la construcción de la sede de Juntos Podemos, una de las instituciones más reconocidas de la ciudad, que funciona como lugar de trabajo para jóvenes con capacidades diferentes.
Se trata de una obra que, en su momento, había sido comprometida a través del programa Invertir Igualdad y que, como muchas otras de este tipo, quedó a medio terminar, o inconclusa en una de sus primeras etapas.
Desde el año pasado, los trabajos allí se reactivaron y, según la titular de la entidad, Mónica Pellizari, podría finalmente concluir en los próximos meses.

Hay 25 chicos trabajando

“Esta obra se inició a partir del programa Invertir Igualdad, hace unos cuatro años, y llegamos hasta los techos, pero todos los avances que ahora están a la vista los hemos hecho en los últimos tres años, principalmente con el apoyo de muchos de nuestros socios, que nos ayudan a seguir”, sostuvo Pellizari, quien aclaró que, de manera paralela a la edificación, “se siguen realizando los trabajos y talleres de la asociación, que constituyen actividades que no se pueden parar, ya que ello sería en perjuicio de los chicos que asisten a la institución”.
En este sentido, precisó que “son tres talleres, con doce chicos en el Vivero, ocho en Carpintería y siete en Cocina, así que esperamos poder seguir sumando, con el edificio nuevo, que está próximo a inaugurarse pero no nos animamos a poner fecha, ya que algunas cuestiones todavía están pendientes”.

Estas últimas son, principalmente, “el tema de los servicios, que nos está frenando muchísimo”, indicó la presidenta de la asociación, quien explicó que “todo el mundo sabe que las inspecciones e instalaciones del servicio de gas siempre son lentas”.

Colocación de rejas y materiales

Además, Pellizari recordó que Juntos Podemos fue la beneficiaria del premio del concurso Bailando 2018, de la mano de los bailarines Sofía Morandi y Julián Serrano, quienes obtuvieron el primer lugar: “Es una ayuda económica que se está materializando ahora, nos enviaron los cheques y recién ahora los estamos pudiendo utilizar. Con ese dinero ya hicimos las rejas, que están colocando en este momento. Compramos materiales, y lo que está pendiente es la ayuda de la Municipalidad”.
Sobre esto último, recordó que, cuando el concurso televisivo se encontraba en su etapa de Semifinal, los concursantes “llamaron al Municipio, ya que no sabían si iban a ganar, y desde este último se comprometieron a ayudarnos para terminar los talleres de Cocina, Carpintería y los baños, algo que sería ideal en este momento”.

El vivero funcionará en el mismo lugar

“Todo el piso y la parte de los patios fue posible gracias al aporte de los socios”, reconoció Pellizari, quien admitió que el mes de marzo ya “queda muy cerca” para la inauguración, y que esperarían a que estén concretadas las obras para finalmente utilizar la sede.
Además, explicó que “el Vivero, cuya parte de producción está en el predio de la Universidad San Juan Bosco, no para y sigue produciendo todo el año; quedará en el mismo lugar ya que es un lugar hermoso, tenemos un acuerdo firmado y no podríamos mudarlo a una zona tan urbanizada como la avenida Gales”, agregando que “seguiremos produciendo árboles como lo hemos hecho hasta ahora”.

El camino a una mayor inclusión

Por otro lado, destacó que en la nueva sede “habrá un espacio para la exhibición y la venta de las distintas especies y productos”, en relación a un techo traslúcido con una estructura debajo, que ya fue colocada “y en lo cual nos ha dado una importante mano la empresa Aluar”, según resaltó Pellizari.
“Hace un año que lo terminamos, pero en la otra parte tenemos que estar físicamente, para que no se nos arruinen las cosas, por eso no lo utilizamos”, indicó.
Al mismo tiempo, “esto último implicará más fuentes de trabajo; los nuestros siempre decimos que son ‘puestos de trabajo protegido’”, a la vez que planteó que “esperamos que los jóvenes y adultos que están con nosotros, en algún momento, entiendan nuestro lugar como un lugar de paso y que podamos acompañarlos, desde nuestro lugar, en un espacio donde puedan mostrar sus habilidades, que les paguen como corresponde y demás”, en relación a la necesidad de que el sector privado genere una mayor inclusión de aquellas personas con discapacidad.

Municipalidad de Puerto Madryn