El evento climático previsto entre el miércoles y el viernes parecía haber disminuido sobre la tarde del jueves pasado, y si bien las precipitaciones se suscitaban de manera continua en varios sectores de Puerto Madryn, ya se hablaba de posibles “chaparrones aislados” en algunos barrios.
Sin embargo, sobre la noche del mismo jueves, el pronóstico volvió a advertir sobre un incremento en la posibilidad de lluvias, algo que se prolongaría, incluso, sobre la madrugada y las primeras horas del viernes, causando estragos en diferentes barrios de la ciudad, incluidas escuelas, que amanecieron sin la posibilidad de dictar clases por problemas de filtraciones y, en algunos casos, techos que se desplomaron, como ocurrió en varias aulas de la Escuela 219, ubicada en la calle Río Mayo.
Entre los establecimientos educativos donde se resolvió que no hubiera clases el pasado viernes, estuvieron la 177, 42, 46, 158, 168, 124, 7726, 150 y 84.
El pluviómetro de la Administradora Portuaria de Puerto Madryn (APPM), ubicado en el Muelle Storni, marcó un total de lluvia caída, desde el miércoles, de 60.4 milímetros.
En el caso de la 219, el techo de varias aulas sufrió roturas, mientras que en el resto de los edificios hubo importantes filtraciones de agua y problemas en el acceso, por lo que se resolvió suspender las clases.
Lo mismo ocurrió en algunos jardines de enseñanza privada de la zona céntrica, donde atentos al ingreso de agua en importantes caudales, comenzaron a avisar a las familias de los alumnos que suspenderían las actividades durante el curso del viernes.

Intensificaron la asistencia

Además, el trabajo del Comité de Operaciones de Emergencias Municipal (COEM) se incrementó de manera drástica sobre la noche del jueves, realizando más de mil asistencias con cortes de nylon, frazadas, limpieza de pluviales, salidas al mar y bocas de tormenta, así como también disponiendo máquinas y motoniveladoras en distintos barrios con el objetivo de escurrir el agua acumulada.
A pesar de que se había solicitado que los vecinos no sacaran sus residuos a la vía pública, hubo varias intervenciones en diferentes zonas por parte de las cuadrillas de la Secretaría de Ecología y Protección Ambiental (SEPA), conjuntamente con trabajadores de EMUBA, para retirar elementos de la vía pública que podían obstaculizar los pluviales.

Los “callejeros”, inundados

Una de las situaciones más dramáticas tuvo lugar en el refugio de animales rescatados de la Asociación Protectora de Animales de Puerto Madryn (APAM); desde la entidad comenzaron, sobre las ocho de la noche del jueves, a realizar pedidos de voluntarios que pudieran acercarse y colaborar con tareas, ya que “estamos en emergencia y el refugio está inundado y sigue inundándose, necesitamos ayuda para mover cuchas, poner pallets, sacar perros dando tránsito, sobre todo los más viejos”, según publicaron en las distintas cuentas que tienen en redes sociales, generando una respuesta inmediata de muchos vecinos.
El viernes continuaron con el mantenimiento de los drenajes y “los perros están bien”, comentaron luego del evento climático, agregando que “los que precisan asistencia están a resguardo en hogares de transito, ó bien los hemos cambiado de caniles; trabajamos hasta tarde, casi sin luz, con voluntarios y vecinos que ante el aviso en Facebook no dudaron en venir, vino mucha gente, no sabemos sus nombres pero a cada uno, infinitas gracias”, resaltaron.

Calles cortadas por el agua

Desde el cuartel de Bomberos Voluntarios de Puerto Madryn advirtieron sobre una serie de calles que, sobre la mañana del viernes, permanecían cortadas de manera preventiva, por la acumulación de agua. Las mismas fueron Alem y Corrientes (calle rota); Península Valdés y Buenos Aires (calle rota); Moreno, entre Santa Fe y Santa Cruz (calle rota); Juan B. Justo y Fournier (calle rota); Villegas y Gales (ausencia de tapa de desagüe); Paraná y España (calle rota); Pasaje de los Niños y Tucumán (calle rota); Rivadavia y Buenos Aires (calle rota); El Jarillal y Pangue (calle rota); Juan XXIII y Paso de los Libres (acumulación de agua); Rosales y avenida Gales (calle rota); avenida Gales y San Martín; Juan B. Justo y avenida Gales, avenida Gales y Reconquista y San Martín y 9 de Julio (imposibilitadas para transitar).

Arribó un crucero

Otro de los espacios que sufrió inundaciones fue el Museo Histórico de Puerto Madryn, que registró filtraciones dentro de la estructura y permaneció cerrado al acceso público.
A pesar del efecto de las precipitaciones sobre las distintas arterias y sectores de la ciudad, ello no impidió que el movimiento turístico programado para la mañana del viernes ocurriera con aparente normalidad; si bien algunas de las excursiones programadas para los cruceristas debieron ser suspendidas por la interrupción del tránsito en los caminos que conducen a Península Valdés, El Doradillo y Punta Tombo, entre otros, sobre la mañana pudo verse a una importante cantidad de cruceristas circulando por Madryn, quienes llegaron a bordo del crucero Eclipse.

Caminos intransitables

Por motivos preventivos, desde el área provincial de Defensa Civil informaron que los caminos internos de Península, así como también los accesos a Punta Loma, Punta Tombo y el Área Natural Protegida “El Doradillo”, se encontraban intransitables, por lo que fueron cerrados al paso de vehículos.
A pesar de la intensidad de las precipitaciones, afortunadamente no hubo registro de heridos o atendidos por motivos ligados a la tormenta en el Hospital Zonal, así como tampoco se registraron voladuras de techos, como ocurriera hace algunas semanas.
Las intervenciones del COEM superaron el millar y se brindó asistencia a familias con nylon y frazadas, entre otros elementos; principalmente, en los barrios ubicados en la periferia donde suele tener lugar la mayor cantidad de inconvenientes ligados a la anegación de calles.

Municipalidad de Puerto Madryn