Luego de que un individuo de apellido “Dejodas” fuera condenado a prisión por el delito de “promoción y facilitación de la prostitución”, nuevos datos surgieron a raíz de que trascendiera la sentencia condenatoria, en el marco de la causa que surgió por una denuncia de la Dirección Nacional de Migraciones con asiento en Puerto Madryn.
En el inmueble ubicado en Roberto Gómez 236 se había montado un “VIP” en el cual, según el documento, “tenían a una jovencita a quien habrían traído desde Paraguay con la promesa de trabajo de empleada doméstica, y que en realidad la estaban explotando sexualmente”.
En el allanamiento realizado en el lugar, a pesar de que el delito de la causa no fue el de trata de personas, “se rescataron a varias mujeres”, precisó la Justicia, agregando que “por razones de conexidad se acumuló la causa 8402/2016 cuya génesis fue una denuncia receptada en la línea telefónica de la Municipalidad de Puerto Madryn que daba cuenta que un sujeto cuyo nombre se mencionaba ‘llevaba prostitutas y narcotráfico’ y se señalaba un cabaret de calle Roberto Gómez”.

Retenidas

De acuerdo a lo vertido por los jueces de Cámara Enrique Jorge Guarziroli y Nora M. T. Cabrera de Monella, el lugar “estaba registrado a nombre de su esposa” en calidad de locataria y allí trabajaban “varias mujeres, algunas residiendo allí, quienes no podrían salir en horarios nocturnos y en caso de hacerlo debían abonar multas”.
La causa derivó en un segundo allanamiento al lugar, así como también al domicilio del propietario, “en el que se encontraron varias mujeres, se incautara un envoltorio con cocaína, anotaciones varias y dinero entre otros elementos, y se detuviera a una persona”.
Inicialmente, el Ministerio Público Fiscal “requirió la elevación a juicio de los imputados en orden al delito de Trata de Personas agravado por haber sido cometidos mediante abuso de la situación de vulnerabilidad, en contra de una persona discapacitada y por el número de víctimas”.

Sentencia Completa en PDF

La gerente del VIP “vendía cosméticos”

Por otro lado, al intentar justificar que su esposa era la inquilina del “VIP”, el condenado Dejodas declaró que la misma, “como vende cosméticos, le vendía a la casa esa y una de las chicas le pidió si le podía hacer el contrato de alquiler porque no tenía documentación para hacerlo, que se refería a la casa de Roberto Gómez”, agregando que “su señora accedió a hacer el contrato y le propusieron que el declarante se hiciera cargo de comercializar la bebida, que iba a vender bebidas en una casa, que lo que compartían con las chicas era de las copas de las chicas”, según el documento de la sentencia.
A su vez, en su declaración, Dejodas se refirió al prostíbulo de la calle Villegas 516, allanado en varias ocasiones y donde se rescató a cuatro víctimas de trata, también oriundas de Paraguay, y explicó que “Villegas es otro privado como el de Roberto Gómez” al 200, el cual le pertenecía.

Un llamado desesperado

En cuanto a la denuncia que dio inicio a la causa, realizada por autoridades de Migraciones, delegación local, la sentencia puso en conocimiento que la misma fue radicada por “Schlemminger María Lourdes, Delegada de la Dirección Nacional de Migraciones”, quien sostuvo que una mañana “aproximadamente a las 11:30 horas se recibió en la delegación un llamado anónimo de una persona de sexo femenino quien no se identificó, que hablaba de forma muy alterada preguntando por la delegada, manifestó que tenían a una mujer paraguaya a quien habían traído desde su país de origen con la promesa de trabajar como empleada doméstica y que en realidad la estaban explotando sexualmente, que se trataba de una mujer jovencita” y que, al día siguiente, “alrededor de las 08:00 horas, una nueva llamada, aparentemente de la misma persona, repitiendo lo anterior y quien la atendió, logró preguntarle en qué lugar tenían a esta femenina, manifestando que se encontraba en el domicilio de calle Roberto Gómez 236 de esa ciudad y luego cortó la comunicación”.

Un “cura” en el VIP

Otro de los pasajes de la sentencia expone la declaración de un testigo, un policía que participó del allanamiento realizado en el edificio de Roberto Gómez al 200: “Luego de que el grupo GEOP aseguró el lugar ingresaron con los testigos y ya en el predio había personas contra la pared, después pasaron a una segunda dependencia en la cual había que bajar unas escaleras, allí se encontraba Omar Segundo, alias ‘El Cura’, junto a otra persona que luego se supo que era de apellido Rubio. Se encontraba en un lugar diferente del salón donde se encontraba la clientela, estaban tomando bebidas alcohólicas, que cuando recorrieron el lugar junto a la barra en el salón sobre el piso se encontró un envoltorio con una sustancia blanca que luego del narcotest se determinó que era clorhidrato de cocaína. Refirió que apenas ingresaron lo que observaron fue un gran número de clientes que se encontraban contra la pared, había 9 mujeres que fueron aisladas y llevadas a un cuarto para el resguardo y que sean asistidas por el personal de la oficina de Tráfico y Trata de personas de la provincia del Chubut.

Municipalidad de Puerto Madryn