A mediados del mes de enero, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) había declarado la Emergencia Fitosanitaria luego de que fueran detectados ejemplares adultos de la denominada “mosca del mediterráneo” o “mosca de los frutos” en la zona urbana de Puerto Madryn, en diciembre pasado.
La medida fue publicada en el Boletín Oficial mediante la Resolución 15/2019, y establecía medidas fitosanitarias para la zona, entre ellas, la recolección y el enterramiento de los frutos caídos; la descarga de frutos hospedantes de la mosca y de aquellos en condiciones de ser atacados por la plaga y su posterior destrucción; todo ello, en un radio de doscientos metros alrededor de cada zona donde detectaron la presencia del insecto.
Finalmente, tras dos meses de implementar dicho dispositivo, la Emergencia fue levantada por el organismo a través de la Resolución 204, publicada el 12 de marzo.

Zonas libres de la mosca

En este sentido, y en el marco del Programa Nacional de Control y Erradicación de Mosca de los Frutos (PROCEM), creado en 1994 e implementado hasta el día de hoy, desde el Senasa recordaron que, en 2006, se había aprobado el Plan de Emergencia Fitosanitaria para las Áreas Libres de Mosca de los Frutos, declarando el mismo año como “Área Libre de la Plaga Mosca de los Frutos de importancia económica” a los valles de la Región Patagónica (Alto Valle del Río Negro y del Neuquén, Valle Medio del Río Negro, Valle Inferior del Río Negro, Valle del Río Colorado, Valle de General Conesa, Interior de la Meseta Patagónica y Valle Inferior del Río Chubut).
A su vez, precisaron que “con fecha 10 de diciembre de 2018 se detectaron ejemplares adultos de Mosca de los Frutos (Ceratitis capitata) en el área urbana de la ciudad de Puerto Madryn, provincia del Chubut, constituyendo una captura múltiple, por lo que se declaró la Emergencia Fitosanitaria a través de la Resolución 15 del 8 de enero de 2019 del citado Servicio Nacional”.

Ausencia de plaga

En esta línea, remarcaron, según lo publicado en el Boletín Oficial de la República Argentina (BORA), que “en cumplimiento de lo dispuesto por las mentadas Resoluciones 152/06 y 15/19, se han aplicado todas las medidas fitosanitarias correspondientes en el área regulada”, agregando que “asimismo, por la aludida Resolución 152/06, se estableció que si no se detectan nuevos ejemplares de Mosca de los Frutos en el área de trabajo definida, y se cumplen dos ciclos teóricos del insecto luego de la última captura verificada, se podrá definir la ausencia de plaga en el área, declarándose la finalización de las actividades emprendidas”.

Dos ciclos biológicos “limpios”

Por otro lado, señalaron que “en base al modelo de días grados utilizado por el citado Servicio Nacional para estimar los ciclos biológicos teóricos del insecto, el día 15 de febrero de 2019 se cumplieron los dos ciclos mencionados, sin registro de nuevas detecciones en la red de trampeo y muestreo, período requerido para determinar como erradicada la plaga en el área regulada y finalizada la emergencia”, aclarando que “la Dirección de Asuntos Jurídicos ha tomado la intervención que le compete”.
Consecuentemente, desde la vicepresidencia del Senasa instruyeron la “finalización de la Emergencia Fitosanitaria” por la mosca de los frutos “en el área regulada de la Ciudad de Puerto Madryn, provincia del Chubut.

Por qué se aplicó la medida

En un principio, la declaración de la emergencia fitosanitaria, si bien no implicó la pérdida del reconocimiento nacional de aquellas zonas consideradas como “áreas libres de la mosca de los frutos”, fue implementada con el fin de “proteger la producción frutícola nacional, evitando el ingreso de frutas que puedan estar dispersando la plaga hacia el área libre”, además de que “el resguardo del patrimonio frutihortícola de la Región Patagónica se logra mediante responsabilidad compartida entre el Estado Nacional, los estados provinciales y municipales, y los introductores, transportistas y recepcionistas de productos vegetales”.

Municipalidad de Puerto Madryn