Los precios de los distintos cortes mostraron, en promedio, alzas significativas del 14,8% en febrero de este año con respecto a enero. Y en relación a los valores de febrero de 2018, los precios promedio de la carne vacuna se ubicaron un 68% por encima. Como consecuencia de la inflación, el consumidor comienza a buscar sustitutos en la carne de pollo o cerdo, y el bolsillo obliga a cambiar los hábitos de consumo.
El Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) reveló en un estudio que luego de que los precios de la carne vacuna quedaran rezagados durante 2017 y 2018, lo cual generó un aumento del consumo, la situación para comienzos de 2019 se dio vuelta, con un aumento en el primer bimestre del año de 68% interanual, según el informe.
«Debemos considerar que ante estos aumentos, el consumidor comienza a buscar sustitutos en la carne de pollo o cerdo», sostuvo el titular de Focus Market, Damián Di Pace.
Los precios de los distintos cortes de carne vacuna mostraron, en promedio, alzas significativas del (+14,8%), en febrero de 2019 con respecto a enero. Y en relación a los valores de febrero de 2018, los precios promedio de la carne vacuna de febrero del corriente año se ubicaron un (+68%) por encima.
En ese marco, Damián Di Pace, titular de la consultora Focus Market, destacó que “los precios de hacienda habían quedados rezagados frente a la inflación en 2017/2018 y que eso genero un repunte del consumo de carne vacuna que había aumentado muy poco frente a precios relativos de otros alimentos.
“En 2017 los precios habían retrocedido del 7% al 8% de su valor real y en 2018 del 3% al 5%. Sin embargo en el primer bimestre del año recupera casi un 15% con un 68% de evolución interanual”, destacó.
Asimismo, dijo que se debe tener en consideración que “casi el 80% de la producción de carne se destina al mercado doméstico que, ante estos aumentos, comienza a buscar sustitutos en la carne de pollo o cerdo».

Evolución a la par del dólar

Sin embargo, señaló que en los primeros días de marzo los precios por ejemplo de la categoría hamburguesas que había evolucionado un 11% en febrero y un 111% al menos en góndola de supermercado debieron descender ese 11% de aumento este mes por caída de la demanda. “En categoría congelados complica también la situación del empresario en un mes donde le aumento el costo de refrigeración por aumento de la tarifa de luz, la distribución por naftas y los insumos por evolución del tipo de cambio”, añadió.
Según el último registro publicado por el área de información económica y estadística del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), en el transcurso del mes de febrero el precio de este producto en pie se disparó un 79% al público, en sintonía con el salto de la hacienda en pie con destino al consumo interno, que rondó el 80%.
Puntualmente, dicha entidad destacó que “los promedios de febrero indican un aumento de más del 80% para novillos, novillitos, vaquillonas y terneros, mientras que los valores de las vacas subieron 77% con relación a los promedios del mismo mes del 2018”. Al respecto, cabe aclarar que, la mayor parte de la suba se focalizó en los últimos tres ítems. “Desde la Navidad los incrementos fueron del 45%”, explicó IPCVA. En contrapartida, el pollo fresco se encareció 6,6% contra enero y el cerdo aumentó un 5,5%.

Variaciones en tipo de cortes

Vale recordar que el anterior salto significativo de precios había sido a fines de 2015, como correlato de la escalada en el precio del dólar que derivó de la eliminación de las restricciones a la compra de divisas. “Desde entonces las cotizaciones venían perdiendo la carrera contra la inflación”, advirtió el informe del ente privado. Sin embargo, la apertura comercial del sector, que dejó descuidado el mercado interno, y la devaluación del 50 por ciento del peso el año pasado llevó desde diciembre a un fuerte ajuste de precios. “Claramente la falta de oferta es la principal impulsora de los aumentos”, remarcó el informe del IPCVA.
Puntualmente, el documento ratificó que los precios de los distintos cortes de carne vacuna mostraron, en promedio, alzas de 14,8% en febrero contra enero. En tanto, en la comparación con los valores de febrero de 2018, los precios promedio de la carne vacuna fueron un 68% más altos, pero con picos de hasta 79% en los cortes más consumidos. También hubo una fuerte disparidad según la zona, ya que en algunos sectores de nivel socioeconómico alto la suba de enero fue de 16,6% y en los puntos de venta que atienden a niveles medios, fue de 12,9%. Por su parte, en aquellos que atienden al nivel socioeconómico bajo los precios mostraron subas de 17,3%.

Caída del consumo

En otro orden, cabe remarcar que el consumo per cápita de carne vacuna en Argentina durante el mes de enero de 2019 fue equivalente a 55,5 kilos anuales, lo que representa una caída del 3,8% frente al mismo período del año anterior, según adelantó un informe elaborado por la Cámara de Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA). Por su parte, las exportaciones de carne vacuna en 2018 fueron las más elevadas de los últimos nueve años, considerando que se vendieron al exterior 356 mil toneladas, un 81,7% más que en 2017. En diciembre se registraron exportaciones por 37.234 toneladas de carne vacuna, un 129% superior al volumen del mismo mes de 2017. Ese avance se explica por el incentivo de precios por la devaluación del peso, que incrementa los ingresos de los productores en moneda local.
Por su parte, el sector ganadero comparte por el lado del mercado interno la situación de crisis de demanda que enfrentan sectores manufactureros. Solamente en enero, el precio promedio en pesos de la hacienda en pie registró un importante rebote de 14,1% con relación a diciembre y el ritmo de aumento del precio promedio de los cortes vacunos en los mostradores también se reactivó en enero, según se desprende también del informe desarrollado por la CICCRA.
Al mismo tiempo, hay un fuerte incentivo para aprovechar los precios de exportación. Específicamente, el documento manifestó que “la demanda de China y Rusia y el elevado costo del dinero obligan a que los productores a vender cantidades crecientes de vacas y vaquillonas”. “La faena de hembras es alta y sólo se puede comparar a enero de 2008 y de 2009, cuando el sector transitó la peor fase de liquidación de vacas y vaquillonas de las últimas décadas”, sostuvo el texto de CICCRA.
“Según las estadísticas provisorias, en enero de 2019 la faena de hacienda vacuna se ubicó en 1,05 millones de cabezas. El nivel de actividad resultó inferior tanto al comparar con el mes previo como con igual mes de 2018. La menor oferta se habría explicado por los problemas climáticos que dificultaron la llegada de los animales a la Industria”, precisaron desde la entidad que regula la industria y el comercio de carne en nuestro país.
Por último, CICCRA concluyó diciendo que la participación de las hembras en la faena total llegó a 47,8% en el arranque del año (3,2 puntos porcentuales por encima en relación a enero de 2018, cuando se ubicó en 44,6%). En términos comparativos, la participación de las hembras en el arranque de 2019 sólo se puede comparar con las registradas en los eneros de 2008 y de 2009, período en el cual el sector transitó la peor fase de liquidación de hembras de las últimas décadas.

Ventas de carne en Chubut

Vale recordar que según el último relevamiento desarrollado por la Dirección General de Estadística y Censos de Chubut, las ventas de carnes en los supermercados de la provincia tuvieron una considerable caída en el transcurso del año pasado.
Como consecuencia de un descenso de 10,7% en el último trimestre relevado, la variación negativa durante todo 2018 alcanzó al 15,7%.

Gobierno de Chubut