Más de 50 personas murieron este viernes en dos ataques terroristas contra dos mezquitas de la ciudad de Christchurch, situada en la costa este de la Isla del Sur de Nueva Zelanda, según confirmaron la policía y la primera ministra de este país, Jacinda Ardern, en rueda de prensa.

Los agentes detuvieron a tres personas —al principio eran cuatro, pero una ya quedó en libertad porque no estaba implicada en la matanza — que guardaban explosivos en sus coches. Este material ya fue desactivado. Ninguno de los arrestados estaba fichado por las fuerzas de seguridad.

Ardern también dijo que los tiroteos dejaron al menos 20 heridos de gravedad y que el país elevó el nivel de seguridad al máximo ante posibles amenazas. De los 50, en principio, fallecidos, 41 estaban en la mezquita de Al Noor y siete, en la de Lindwood. Otra persona perdió la vida en el hospital.