LA LUCHA INTESTINA DE CHUSOTO AMAGA CON EMPIOJAR LA CAMPAÑA. EL DUELO POLÍTICO INCONCLUSO Y LOS SALTOS DE CHARCO EVIDENTES. LOS DIPUTADOS ALBAINI Y GARCÍA, DISPUESTOS A LA GUERRILLA EN DEFENSA DE LA `HERENCIA´ DASNEVISTA QUE RECLAMAN. LOS `VUELTOS´ DEL OFICIALISMO, A LA ORDEN DEL DÍA

Saltando Charcos


El Diario |

Por Juana de Arco*

La de ayer fue una foto política de esas tal vez esperadas desde el pragmatismo ortodoxo de los “comeperros”, aunque en el fondo, patética. Circuló como al pasar exponiendo al actual diputado provincial de Chubut Somos Todos, Alejandro Albaini comiendo frugalmente con uno de los referentes kirchneristas de Chubut, Leslie Roberts. Había más. Pero el recorte se encargó de acotar la postal, para que el desparramo político no se convierta en tsunami en el Golfo Nuevo.
Es probable que los actores argumenten que se reunieron a hablar de la preocupación que genera la presunta escalada minera, con la que le pretendería tirar en plena campaña a los mellizos Sastre y al propio Gobernador. Pero en el fondo se habría tratado de un calculado ´salto de charco´, de esos con piruetas en el aire y todo, que el diputado y exintendente de Pirámides estaría intentando realizar para forzar al oficialismo a tenerlo en cuenta con una candidatura inmediata, o definitivamente encontrar otro `conchavo` antes que se defina todo en doce días más.
En concreto, Albaini aspiraría a ocupar una de las dos bancas a diputado nacional y para ello debería ser ungido por Mariano Arcioni en las listas de octubre próximo. Cómo está claro que por ahora es más fácil que pase un camello por el ojo de una aguja, Albaini prendió el ventilador y está dispuesto a ir por ese cargo o por otro que le garantice ciertos fueros.
Como si fuera poco, la mayoría del entramado originario del CHuSoTo con el que el diputado intercambiaba habitualmente estrategias, ya no taconea los pasillos de Fontana 50 como antaño. Y si lo hace, es con tal sigilo que no quedan ni huellas documentales, además que la mayoría de las maniobras conspirativas no terminan de prender, o sencillamente quedan inoculadas por los anticuerpos gerenciales con los que sobrelleva bastante saludablemente la gobernación el escribano comodorense.
En esta situación no sólo está Albaini, sino que su embale de ruptura vendría traccionado además por el jefe de bloque, Jerónimo Jesús García. De hecho, es un secreto a voces, que el ´Comandanter´ aspiraría a ocupar un lugar en el directorio del Banco del Chubut, habida cuenta que no tuvo éxito su intentona por repetir en el legislativo, y así lograr la jubilación de privilegio bien merecida por los trabajos realizados y la lealtad demostrada en su momento al “Uno” durante tantos años.
El problema es que el “Dos” se transformó en “Uno”, y si repite se transformará en “Once”, ya que tendría una acumulación de poder tal que no le debería nada a nadie. Y en ese tren, Arcioni ya le devolvió con su medicina a García cuando su primera medida de gobierno fue bajarlo del ministerio Coordinador de Gabinete en donde lo había empoderado el propio Mario en su momento de mayor debilidad. Con esto quedó claro cómo iban a ser las cosas.
Si medió después una tregua circunstancial, fue solamente porque del Legislativo dependían cuestiones que el Ejecutivo requería para gobernar. Nada más. Como dice una amiga, ´no confundir un flirteo de verano, con amor eterno señores´. Porque como se sabe, en política, como en el amor, el acuerdo es de a dos, y todo lo que pasó ayer no vale para mañana.
Bueno, para seguir con la metáfora, está claro que la ´pareja´ de aquel ChuSoTo que se consagró en 2015 se rompió por desgraciadas circunstancias dos años después, y no es raro entonces que los ´hijos´ políticos de ese enlace, exterioricen a casi dos años los primeros traumas.

Rey puesto

Hoy por hoy, el escurrimiento de los últimos bastiones dasnevistas está en proceso, y es parte de un duelo prolongado en el que costó entender que la posta arcionista no reconoció nunca padrinazgo. Por el contrario, asumió una noche tras el sentido pésame bajo la reflexión sobreentendida de la famosa máxima cortesana: “A rey muerto, rey puesto”. Allí mismo, en el borde extremo del precipicio de la falta de heredero que fomentó el propio Mario, fue donde se cocinó una continuidad que guste o no, supo ir diferenciándose y haciendo su propia construcción.
Alguien podría interrogarse “¿porqué surge ahora esta grieta después de casi año y medio de la partida del líder y no antes? A lo que se podría inferir que sencillamente porque a la partida le siguió el desconsuelo de la pérdida de una personalidad que supo tener orbitando a todo su entramado como satélites naturales, a los que no soltaba, sencillamente porque eran parte del universo personal creado.
Luego se puede decir que le continuó el desconcierto de un proceso judicial con detenciones incluidas que diezmó de plano la militancia ultra dasnevista (por las dudas nomás), tras el destape de las serias irregularidades que habían fermentado al calor de tanto poder, pero esta vez con Das Neves seriamente debilitado físicamente, dispuesto a inmolarse por la máxima continuidad del imperio.
Y a continuación le siguió el desplazamiento paulatino de los referentes propios del riñón íntimo (que no fueron procesados) de los lugares de toma de decisión. En principio habría sido bajo la solapada idea de mantenerlos `resguardados´ lejos del escenario mayor, pero luego el destierro temporal derivó en ausencia definitiva. Tanto, que en el reparto del poder que viene, no figuran ni a los premios.
Así las cosas, gran parte de los dasnevistas de paladar negro que no supieron reconvertirse al arcionismo, hoy se sienten literalmente traicionados. Un sentimiento que ya vivieron con el exgobernador Martín Buzzi, y que es una constante en las construcciones de gestión que consideran que pueden delegar el lugar por un tiempo, sin resignar el poder. Por el contrario, esto que el dasnevismo considera una afrenta propia, es una regla casi matemática en la galaxia de la política criolla. De hecho, en Chubut, le pasó antes al radicalismo maestrista con el lizurumista, y antes le pasó al peronismo con el dasnevismo.

Los síntomas y el gen

En Chubut, el desparramo de propios y extraños, pese a este relato simplificado, fue todo un proceso de maceración que respondió a tiempos diferentes y también a resultados diferentes. De hecho, hay un importante número de actores que interpretaron la máxima mariana de `readecuarse al terreno que sea, pero mantener la raíz del poder´. Y hoy son parte del oficialismo, más allá que en solitarios rituales le claven alfileres a los almohadones o añoren un pasado no tan lejano que no volverá. Este se puede decir que ha sido el caso de los chusoteanos considerados inocuos.
Pero los que no tuvieron esta oportunidad ni la tendrán, son aquellos que tienen adentro el gen `Homo homini lupus´ (hombres lobos de hombres) término científico más decoroso para aquella dura expresión kirchnerizada del “Comeperros” que un día de furia lanzó Néstor contra el chubutense. Este gen, es para el resto del arco político, una trasmisión que arrastraría por vía directa tanto el entorno íntimo del líder extinto en graduaciones diversas: primero en línea consanguínea, luego en línea familiar indirecta y finalmente en los contados integrantes del llamado “Círculo Verde”, del que los dos diputados díscolos son miembros en distinta graduación. De allí que tanto el `co-mandante´ García como el `aprendiz´ Albaini, tienen más que claro que al momento de las definiciones arcionistas serán, como se dice en la jerga, `vacunados´.

El poder gaseoso

La evidente ruptura del bloque la semana pasada y las reuniones contrarreloj con los sectores más insólitos, como UyO en Puerto Madryn y parte del peronismo antidasnevista histórico, dejó ya en claro que habrá mucho más ruido en el escenario proselitista y sobre todo en el seno del oficialismo, precisamente por ese duelo político nunca concluido. Que los propios herederos se identifiquen por ejemplo con el mackarthismo trelewense, es un `retorno a la fuente´ inesperado, y se podría decir que hasta desesperado.
En definitiva, lo que deja al descubierto todo esto es que ese núcleo duro que ahora quiere, no supo capitalizar en tiempo y forma la enorme construcción partidaria propia y de poder popular que supo construir Das Neves – el único “trigobernador” de esta historia por amplísimo margen-, y que definitivamente y para su gloria, se fue también con él.

La guerrilla de la guerra

Como cuando el amor se va terminando y en un gesto desesperado uno de los miembros de la pareja intenta generar celos al otro como para `hacerlo reaccionar´, en este caso, los pasos que va dando este sector del ChuSoTo tiene un final anunciado. Porque es poco probable que cualquier cosa se reconstruya rompiendo. El tema es hasta donde volarán los platos de este divorcio.
Por ahora Albaini sacó la bandera antiminera, amagando con empiojarle una de las alternativas productivas que tendría el gobierno que viene, para reactivar parte de la alicaída economía de una zona de Chubut. Mientras la cosa quede en amagues, convicciones ambientales declamadas y posicionamientos absolutamente lícitos, no habría problemas. El tema es si el Comandante avanza además con detalles de reuniones selectas que habría mantenido en un recoleto hotel de Buenos Aires, precisamente vinculadas al tema, y donde ya se sumaban y restaban expectativas para algunos diputados. Dicen que allí había además otros operadores presentes cercanos al gobierno.
Está dicho a esta altura que es complicado salvar esta pareja que ya está discutiendo al nivel de las extorsiones y las repartijas domésticas. Un nivel donde se sabe, por más paciencia que tenga la contraparte, que no tardará en contraatacar. De hecho, Albaini enfrenta esta semana uno de los tragos más amargos de su carrera y posiblemente de su vida personal, en momentos en que se juzga un caso de abuso de menor sucedido en Pirámides, el pueblo donde nació como político, y con el que alguna vez lo vincularon vilmente. Si bien tendría que declarar en carácter de testigo, los alcances de este proceso que concentró la atención pública de manera excluyente el día de ayer, son absolutamente impredecibles. Éste puede ser uno de los temas durísimos de espadeo que la contraparte atacada podría usar en lo inmediato, y Albaini lo sabe.
Por su parte, la ruptura con Jerónimo García podría ser mucho más traumática todavía, ya que de los `trapitos al sol´ que comenzaron a flamear en el horizonte, saltó el rol indiscutible que ocupó el diputado en una rara estructura que en el fondo podría caer en la mira de la justicia bajo sospecha de tratarse `del tesoro perdido´ donde podría haber recalado parte de la guita que falta en la provincia, y que se denominó Fundación “Hechos”. Allí dicen que el legislador se habría desempeñado como `tesorero´, y donde el `secretario´ habría sido el ahora detenido Diego Correa. Esta estructura sirvió de contención al núcleo duro dasnevista para atravesar los cuatro largos años en el llano hasta recuperar el poder, y después se evaporó en el aire. Nunca se conocieron balances, aportantes, ni acciones vinculadas a los objetivos primordiales de esta entidad `sin fines de lucro´ olvidada. Por eso ahora, la estarían empezando a recordar con cariño quienes se preparan para esta guerra de guerrillas que se estaría desatando en el corazón del poder chubutano. En fin, apenas deslucidas aguafuertes de nuestra querida aldea patagónica.

*Soy Juana de Arco, y ceniza de tantos…


COMENTARIOS

Comments are closed.