Con la consigna “Si nosotras paramos, paramos el mundo”, este viernes 8 de marzo se realizará por tercer año consecutivo el Paro Internacional de Mujeres en diversas ciudades del mundo, para reclamar por la igualdad laboral y de oportunidades, y contra todas las formas de violencia machista. En Argentina hay datos que alarman, en 2018 hubo 281 femicidios. En Chubut se registraron 19 casos desde 2013 a la fecha. Además, reivindicarán la lucha para que el aborto sea legal, seguro y gratuito.
Un número y una letra: #8M. Esto -tan simple, tan efectivo- representa algo mucho más importante, que lleva dentro un mensaje mucho más profundo: el Paro internacional de mujeres, que este 8 de marzo (de ahí la elección del hashtag) se celebrará alrededor del mundo, coincidiendo con el Día de la Mujer.
En Argentina, el Paro internacional de mujeres es parte de la lucha feminista que cobró visibilidad a partir del “Ni Una Menos” y ahora se potenció con el reclamo del aborto legal, seguro y gratuito.
Este año, la consigna es el “rechazo hacia el acoso, las violaciones grupales, los lesbicidios, femicidios, transfemicidios y todas las formas de explotación y de violencia ejercidas sobre las mujeres, lesbianas, travestis y trans y en contra de todos los crímenes de odio”, según se informa en la página oficial del Paro.

Marchan por sus derechos

Como en las ediciones anteriores, se espera que el “8M” tenga un gran acatamiento a nivel mundial, y se realicen movilizaciones a lo largo de todos los continentes. Desde Japón a Italia, pasando por Filipinas, Ucrania, España, Líbano, Kosovo y Bélgica, las organizaciones de mujeres han convocado a todas las mujeres a las calles y las plazas para marchar por sus derechos.
Habrá movilizaciones en diferentes ciudades del país y las protestas se replicarán en el exterior. Según un informe presentado este miércoles por La Casa del Encuentro (con apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) en la Cámara de Diputados de la Nación, en Argentina se cometió un femicidio cada 32 horas en 2018. En otros lugares del mundo, las cifras son aún más alarmantes. En ese contexto adquiere significado el masivo encuentro que se realizará a lo largo del planeta.

Datos que alarman

Más de medio millón de episodios de violencia de género fueron denunciados por más de 240 mil mujeres de 14 años o más ante organismos públicos en la Argentina entre 2013 y 2018, según los resultados publicados el jueves en el Registro Único de Casos de Violencia contra las Mujeres (RUCVM), por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).
Mientras que cerca de 200 mil mujeres realizaron al menos una denuncia por violencia de género entre 2013 y 2018, hubo cerca de 600 que en el mismo período registraron más de una decena de denuncias.
Siempre según el relevamiento oficial, cerca de dos terceras partes de los casos registrados en los organismos oficiales tienen cómo víctimas a mujeres de entre 18 y 39 años, y en más de 80 por ciento de los episodios el agresor fue su pareja o ex pareja.

Hubo 281 femicidios en 2018

En cuanto a los tipos de violencia, predomina la psicológica (86%), seguida de la física (56,3%), la simbólica (20,1%), la económica y patrimonial (16,8%) y la sexual (7,5%). Además, en el 52,9% de los casos informados al INDEC, las mujeres declaran que sufren más de un tipo de violencia en forma simultánea. La modalidad de violencia tiene información en el 57,3% de los casos; de estos, la más informada es la doméstica (97,6%).
En las últimas horas se conoció también el informe del Observatorio del Defensor del Pueblo de la Nación que asegura que, en 2018 hubo 281 femicidios. Entre ellos, 29 fueron vinculados -es decir, personas cercanas a las víctimas que también fueron asesinadas- y hubo seis travesticidios.
Un femicidio fue cometido en Argentina cada 32 horas a lo largo de 2018, de acuerdo al último informe de La Casa del Encuentro, presentado este jueves en la Cámara de Diputados de la Nación.
Los números muestran una leve “mejoría” respecto al promedio del año anterior, cuando una mujer era asesinada en un contexto de violencia de género cada 30 horas. Pero ese dato no cambia en nada el drama de la violencia machista en el país: en 2018 la ONG contabilizó 241 femicidios. Y en lo que va de este 2019, según el Observatorio de las Violencias de Género “Ahora que sí nos ven” de Marea Feminista Popular y Disidente, hubo 54.
Desde 2013 a la fecha, según datos del Sistema Nacional de Estadísticas sobre Ejecución de la Pena (SNEEP), en Chubut hubo 19 femicidios.

Violencia extrema

Los datos expuestos en el Congreso fueron elaborados por el Observatorio de Femicidios en Argentina Adriana Marisel Zambrano, que depende de la Casa del Encuentro y que desde hace diez años elabora estas estadísticas.
El informe contó con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, la Dirección General de la Mujer del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat de la Ciudad, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires y la Fundación Avon.
El trabajo contiene el total de casos relevados de asesinatos a mujeres (niñas, adolescentes y/o adultas) y personas trans perpetrados por hombres por razones asociadas con su género, caratuladas como femicidio o muerte dudosa bajo sospecha de femicidio. También incluye los casos de femicidios vinculados, todos ellos en un contexto de violencia extrema hacia la mujer.
El 17,4% de las víctimas fueron menores de 18 años; el 28,8% de entre 19 a 30 años, el 31,7% corresponde a víctimas de entre 31 a 50 años y el 21,0% de las víctimas tenía más de 50 años. Dentro del rango de víctimas menores de 18 años, se destacan 27 casos de niñas menores de 12 años. Hubo ocho asesinatos de mujeres embarazadas.
En cuanto a las víctimas colaterales, 156 niños quedaron sin sus madres: muchos de ellos fueron testigos del femicidio y, en algunos casos, fueron sus propios padres quienes cometieron los crímenes.

Iniciativa transnacional

Por tercer año consecutivo, mujeres y personas ‘queer’ en todo el planeta se movilizan contra los femicidios y contra todas las formas de violencia de género, por la autodeterminación de los cuerpos y por el acceso al aborto seguro y gratuito, por pago equivalente por trabajo equivalente, por sexualidades libres, pero también contra los muros y las fronteras, el encarcelamiento de masas, el racismo, la islamofobia y el antisemitismo, el despojo de las comunidades indígenas y la destrucción de los ecosistemas y el cambio climático.
El movimiento feminista está también redescubriendo el significado de la solidaridad internacional y la iniciativa transnacional. En los últimos meses el movimiento feminista argentino usó el evocativo nombre de “Internacional Feminista” para referirse a las prácticas de solidaridad internacional reinventadas por la nueva ola feminista, y en varios países, como Italia, el movimiento está discutiendo la necesidad de encuentros transnacionales para coordinarse mejor, compartir miradas, análisis y experiencias.

Gobierno de Chubut