En horas de la mañana del viernes, en Comodoro Rivadavia, se concretó la audiencia de rebeldía solicitada por la fiscalía en relación el homicidio de Mario Sergio Quevedo, que tiene como único imputado a Matías Polenta. La funcionaria de fiscalía requirió se disponga su rebeldía y captura, en tanto que el defensor no se opuso a ello.
En un primer momento la funcionaria de fiscalía se refirió a que el pasado 28 de marzo se le había otorgado a Matías Alberto Polenta su arresto domiciliario, mediante una audiencia celebrada dicho día, como morigeración de la prisión preventiva que venía sufriendo desde el control de detención. Dicha medida sustitutiva estaba prevista por un mes, con vencimiento el 28 de abril de éste año. Ante los sucesivos incumplimientos de la medida por parte del imputado ya que no se encontraba en el domicilio donde debía permanecer, desconociendo los familiares su paradero. Solicitando se disponga su rebeldía y captura ya que se encuentran verificados los requisitos objetivos para solicitarla.
Por su parte la defensa no se opuso a lo solicitado por la funcionaria de fiscalía ya que se encuentra verificado el incumplimiento de su pupilo. Aclarando que no tuvo contacto con él, pero sí con un familiar que le manifestó que Polenta se habría retirado del domicilio por miedo a represalias que podrían tener con su familia.
Finalmente, la jueza penal decretó la rebeldía de Matías Alberto Polenta por incumplimiento de la medida sustitutiva que se le había impuesto. Ordenando su captura nacional y suspendiendo los plazos procesales en la presente causa.
Presidió la audiencia Mónica García, jueza penal; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Gabriela Gómez, funcionaria de fiscalía; en tanto que la defensa de Polenta estuvo ejercida por mauro Fonteñez, defensor particular del mismo.

Los hechos

El hecho investigado ocurrió el pasado 26 de febrero, cuando siendo las 14.20 horas Mario Quevedo se encontraba a escasos metros de la puerta de ingreso al Sector 7, del barrio 30 de octubre. Allí, según el discurso de la acusación, se hizo presente el imputado Matías Polenta quién le habría efectuado al menos 5 disparos contra su humanidad para luego huir del lugar. Personal policial que se encontraba cerca ante la circunstancia de un incendio, al escuchar disparos de arma de fuego se dirigen al lugar y al llegar encontraron una persona tirada con heridas de arma de fuego en el pecho. El herido Quevedo les manifestó a los servidores públicos “Polenta me la puso, fue Polenta”. Luego fue trasladado al Hospital donde falleció como consecuencia de herida de arma de fuego en el pecho. Calificando provisoriamente el ilícito como “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”, en calidad de autor para Polenta.