Una importante constructora provincial conjuntamente con capitales internacionales están a punto de reflotar la obra de la represa hidroeléctrica “La Elena” con una inversión superior a los U$S300 millones. El dato trascendió en momentos en que el proyecto será elevado a las autoridades provinciales junto a un exhaustivo estudio de impacto y de generación de empleo directo e indirecto, además de las perspectivas energéticas que impactarían sobre la matriz productiva de la provincia del Chubut.

Una obra postergada

Ante las necesidades energéticas nacionales y provinciales, este es uno de los proyectos altamente valorados por las grandes posibilidades que portan a mediano plazo.
El río Carrenleufú es un río de la vertiente del Pacífico, que nace en territorio argentino y desemboca para, después de recorrer unos 130 km, pasar a territorio de Chile. Nace en el Lago General Vintter y recorre un estrecho valle de sur a norte antes de alcanzar la localidad de Corcovado, donde gira hacia el oeste y cruza la frontera internacional. Desde el Lago Vintter hasta Corcovado, el río pierde 230 m de altura, y hasta llegar a la frontera con Chile pierde aproximadamente 50 metros más.
Durante los años 1970 se comenzó a estudiar la posibilidad de aprovechar este desnivel y las favorables condiciones para crear embalses para producir energía hidroeléctrica. Desde 1982 en adelante, la empresa estatal Agua y Energía Eléctrica realizó una planificación integral con un proyecto de siete embalses y seis usinas eléctricas, pero no se llegó a hacer un estudio más completo.
Los últimos datos sobre su factibilidad datan del año 2004, cuando el gobierno de la provincia del Chubut reinició los estudios y solicitó al gobierno nacional iniciar la licitación de La Elena. Dos años más tarde, una consultora contratada por el Ministerio de Economía definió los términos sobre los cuales se desarrollaría el proyecto a ser considerado por la Nación, considerando una baja de la cota de coronación de unos 20 m, es decir, reduciendo la altura de la represa a la mitad. De todos modos, esta última decisión quedaría sujeta a los resultados de los estudios de prefactibilidad.
En el proyecto original, el cierre principal se encontraría en una garganta de paredes rocosas, de modo que se ha planificado una presa de hormigón de arco de doble curvatura. Tendría una presa lateral de materiales sueltos, dos aliviaderos, descargadores de fondo y una central hidroeléctrica, que llevaría el nombre de Poncho Moro. El caudal medio previsto a turbinar sería de 34 m³/s. El vertedero, de 40 m de largo, estaría diseñado para un caudal máximo de 509 m³/s, más otros 154 m³/s en un vertedero auxiliar.3
Un túnel de 6562 m de largo alimentaría una central con 2 turbinas Francis de 59 MW cada una, que producirían al año 649 GWh de electricidad.3
Para transmitir la energía generada al resto del país sería necesario construir una línea de alta tensión de 70 km de largo, que permita llegar hasta el complejo hidroeléctrico Futaleufú, donde se uniría al sistema interconectado nacional.
Cabe aclarar que, de acuerdo a un análisis de costos múltiples, el proyecto La Elena ha sido evaluado como el más rentable y de menor impacto ecológico de todos los proyectos hidroeléctricos considerados en la Argentina para su construcción.

Gobierno de Chubut