Por Trivia Demir

Los expertos en armados políticos son proclives a remarcar que la suerte en materia electoral, no existe. Por el contrario, cada triunfo se mide, se alimenta, se pone a andar, mucho antes que empieza la campaña proselitista. Por eso en los laboratorios oficiales hay mucha tropa trabajando en octubre. Definitivamente porque hay mucha preocupación por la cada vez mayor dispersión política en el oficialismo nacional, tanto que hasta salió un ruido clamor desde el corazón mismo del FMI para meter miedo sobre lo que sucedería si se vota un ´cambio de Cambiemos´ y el peligro que correría la continuidad del rescate para Argentina. En ese marco, los ensayos de laboratorio para ver cómo mantener el poder y el voto en los principales distritos del país, que es territorio del centralismo que permitió acceder al poder a la alianza gobernante, son innumerables. Sobre todo hay dos estrategias en el aire: que Cristina no le gane la Provincia de Buenos Aires a Vidal, y que en las provincias en que se adelantan las elecciones (por lo menos la mayoría) aunque pierda Cambiemos, que no gane el kirchnerismo. Con esto dicen que se podría remontar una eventual reelección de Macri. Por eso hubo hasta festejos de los resultados de las tres provincias patagónicas que ya fueron a las urnas. Como si fuera poco, están impulsando un mecanismo para impedir las colectoras. Algo que afecta fundamentalmente al kirchnerismo por supuesto.

Listo el decreto

En este sentido, dicen que el presidente Mauricio Macri tendría todo listo para estamparle la firma a un decreto reglamentario que eliminará las listas colectoras y las candidaturas múltiples en las próximas elecciones. Según confirmaron fuentes calificadas, el texto estaría siendo analizado por la Secretaría de Legal y Técnica y podría salir a la luz hoy mismo, o más tardar el próximo lunes.
Con este decreto, el Gobierno colocaría una piedra en el camino a las intenciones del peronismo de ubicar un candidato consensuado en la categoría a gobernador en Provincia de Buenos Aires para así traccionar una mayor cantidad de votos y disputarle el sillón de Dardo Rocha a María Eugenia Vidal.
Ocurre que con la economía y la imagen del Presidente en números negativos, la boleta de la gobernadora perdería fuerza ante un candidato peronista único. Allí es donde el PJ vio una puerta para sellar un pacto que decante en un candidato a gobernador colgado de más de una lista a Presidente y recuperar así la Provincia.
Si bien desde la Casa Rosada no quisieron confirmar que la iniciativa haya sido sugerida desde La Plata, lo cierto es que el decreto reglamentario tendría alcance nacional, y llega en momentos en que distintos vasos comunicantes ligados a Cristina y a Massa trabajan en la concreción de una reunión entre ambos referentes políticos.

Es un hecho

En la Secretaría de Asuntos Políticos que conduce Adrián Pérez ya habrían dado luz verde al texto que dará de baja un decreto de 2011 mediante el cual la expresidente Cristina Fernández de Kirchner habilitó adhesiones de boletas de diferentes categorías, saltándose la Ley 26.571 de 2009 que estableció las PASO, y que no habilitaba la conformación de colectoras.
Vale recordar que la martingala kirchnerista de hace ocho años fue utilizada en 2015 por el ahora gobernador de Jujuy Gerardo Morales, quien en esas elecciones fue colgado de las boletas presidenciales de Macri y de Massa.

Embarrando la cancha

Lo cierto que la idea de la Casa Rosada no es nueva. En su proyecto de reforma política presentado en 2016 el oficialismo impulsaba la eliminación de candidaturas múltiples y de las colectoras. Sin embargo, la iniciativa no avanzó. El proyecto fue aprobado en Diputados pero naufragó en el Senado a instancias del peronismo. Como en marzo de este año perdió estado parlamentario, el Gobierno busca ahora derogar el decreto kirchnerista para las PASO de agosto.
Si bien la Casa Rosada tiene tiempo hasta el 15 de abril para publicar el decreto, la idea oficial es que el texto se informe lo antes posible. La noticia no pasará inadvertida en los campamentos peronistas de todo el país por lo que desde el propio Gobierno no descartan una presentación judicial para bloquear el nuevo decreto por parte del peronismo.
En ese caso, el asunto podría terminar ante la Cámara Nacional Electoral (CNE), máximo tribunal encargado de dirimir las reyertas electorales. Por lo pronto, fuentes de la Justicia Electoral mencionaron a este medio que si el caso llegara hasta la CNE podría resolverse luego del 12 de junio, fecha límite para la inscripción de los frentes electorales que competirán en las primarias.
Desde las oficinas de Alberto Dalla Vía y Santiago Corcuera, los jueces electorales del tribunal electoral, indicaron que la cuestión podría llegar a resolverse en la etapa de oficialización de las boletas, prevista para finales de junio.

Las elecciones patagónicas y el mal menor

Entre tanto, mientras desde Cambiemos intentan por todos los medios garantizar ese puñado de provincias centrales que les dio el poder con esta nueva estrategia de impedir las colectoras, desde la Casa Rosada se conforman con que en las elecciones anticipadas que se darán en 17 provincias sobre 24, no ganen los candidatos de Cristina.
Así lo muestra la lectura sobre los comicios que ya se dieron en Neuquén, Río Negro y Chubut. “La estrategia funcionó”, fue la frase que más repetían esta semana funcionarios nacionales en Buenos Aires. Sin chances en ninguna de las dos provincias, las victorias de Mariano Arcioni en las PASO de Chubut y la elección de Arabela Carreras como nueva gobernadora de Río Negro tuvieron una interpretación unidireccional en la cúpula de Cambiemos: el ciclo de Cristina de Kirchner está terminado. Sin embargo, nadie se anima a arrojar certezas sobre el futuro del ciclo de Mauricio Macri.
Con el dólar más pendiente de la política que de la economía, el oficialismo respiró con el resultado de los comicios patagónicos. “¿Te imaginas lo que hubiese pasado si en Neuquén ganaba el kirchnerista Ramón Ríoseco; en Chubut, Carlos Linares y en Río Negro, Martín Soria?”, se jactaba un encumbrado operador del Poder Ejecutivo Nacional. Para la Casa Rosada, la derrota de los candidatos de Cambiemos era previsible mientras que los postulantes del kirchnerismo contaban con chances de imponerse en las urnas. Por eso las derrotas de Soria y Linares -sumada a la caída de Rioseco en Neuquén ante el popular neuquino Omar Gutiérrez- fueron casi celebradas como un triunfo propio.

Jugando a dos bandas

Básicamente, el oficialismo mantiene abierta la pelea nacional de cara a las presidenciales de octubre y enfoca la tendencia electoral en los triunfos de los oficialismos locales. Y en ese marco, no se descartaría respaldar a los partidos provinciales bien posicionados, con tal que el kirchnerismo no vuelva a hacer pie.
En Río Negro, la candidata radical de Cambiemos, Lorena Matzen quedó tercera con apenas el 5,67%. Al reconocer la derrota, aprovechó para expresar su malestar por el doble juego de la Casa Rosada y calificó de “lamentable” que allí “se festeje” un triunfo de un candidato ajeno a Cambiemos. “Lamento mucho que se festeje desde la Rosada porque desde acá estuvimos defendiendo las banderas del Gobierno nacional. Especialmente algunos dirigentes que expresaron su acompañamiento al espacio que hoy gobierna. Eso me parece lamentable”, señaló la candidata de Cambiemos.
En Chubut, el primero que festejó fue Sergio Massa quien considera a Arcioni uno de los gobernadores más alineados con su propuesta de Alternativa Federal. El gobernador de Chubut fue el candidato más votado en las PASO provinciales, aunque la interna del peronismo, en la que se impuso Linares, recolectó más votos que el oficialismo. El peronismo (Frente Patriótico Chubutense) sumó entre sus tres candidatos el 32,66 por ciento de los votos, mientras que Arcioni (Alianza Chubut al Frente) obtuvo el 31,84% de los votos, de acuerdo con el recuento provisorio. En tanto, el tercer espacio que apareció en el podio es Cambiemos con el 14,01%, representado con la postulación del radical Gustavo Menna. Un sector que también renegó por lo bajo por el apoyo que Nación le sigue dando a la gestión de Arcioni mes a mes para sueldos y gastos corrientes, mientras la alianza Cambia Chubut trata de repuntar una campaña cuestionando precisamente la mala administración arcionista.

Lecturas sesgadas

Desde el Gobierno nacional, destacaron que Macri no había pisado ni Río Negro ni Chubut durante la campaña, como si eso fuera un mérito o parte de una estrategia para invisibilizar a los candidatos propios. Aunque eso no es del todo verdad, ya que el Presidente estuvo en Madryn con parte de su Gabinete en pleno lanzamiento de Cambiemos e hizo una rápida recorrida local incluso con Menna. El secretario General del PRO y vicepresidente primero de la Legislatura porteña, Francisco Quintana, fue uno de los pocos funcionarios de Cambiemos en analizar públicamente los últimos resultados electorales y destacó que el triunfo de los oficialismos locales permiten pensar en que muchos “elijan la continuidad provincial y nacional”. “Casualmente se trata de provincias cuyos gobernadores no tienen una referencia nacional marcada, lo que podría llevar en la práctica a un voto cruzado y a que muchos neuquinos y muchos rionegrinos elijan la continuidad provincial y nacional”, señaló Quintana. Precisamente este tema del arrastre es uno de los factores que ya han comenzado a evaluar con más precisión cada sector provincial. Habrá que ver…

Fuentes: NA, Ámbito Financiero, IP, propias