Los jefes comunales de Tartagal y Yacuiba, Eduardo Leavy y Ramiro Vallejos, firmaron un preacuerdo para ejecutar un novedoso plan que buscará terminar con los basurales a cielo abierto de ambas localidades, transformar esos espacios en pulmones verdes y a la vez utilizar los cientos de toneladas de residuos domiciliarios que generan a diario ambas ciudades para volcarlos a la generación de gas metano.
La generación del denominado biogás no es nueva para Bolivia (la ciudad de Oruro lo lleva adelante hace un par de años) y tampoco para Argentina, pero lo es para el norte del país, donde la mayor contaminación ambiental está dada por los basurales a cielo abierto, con residuos que no reciben ningún tipo de tratamiento y que se arrojan muchas veces a los cauces de agua, donde pululan animales y cartoneros sin los mínimos cuidados de salubridad e higiene.
Franco Hernández Berni es secretario de Gobierno de Tartagal, junto a los jefes comunales de Tartagal y Yacuiba, firmó recientemente el preacuerdo para la utilización de los residuos sólidos urbanos de ambas localidades.

El proyecto

Al explicar los alcances de la iniciativa, Hernández Berni precisó que “este acercamiento con Yacuiba para encarar proyectos en conjunto lleva varios años. Inclusive antes de que asuman los actuales intendentes Leavy y Vallejos. Y la idea ha sido siempre darle continuidad, porque los inconvenientes propios de estas dos ciudades van más allá de una gestión de gobierno”.
“Estamos encarando en forma conjunta la lucha contra transmisores de enfermedades como el dengue, el hantavirus y hasta la rabia animal, con programas de descacharrado y limpieza que comenzaron en Tartagal y que en los últimos años se replicaron en Yacuiba con un resultado muy bueno, al punto que la cantidad de enfermos ha disminuido notoriamente en ambos lados de la frontera”, dijo el funcionario municipal.
“Esta última iniciativa se dio cuando Vallejos y sus funcionarios estuvieron en Tartagal firmando una nueva acta de entendimiento y colaboración mutua, aunque las conversaciones llevaban varios meses”, dijo el funcionario.

300 toneladas diarias

“Una planta de este tipo requiere una inversión de 120 millones de dólares, estará a cargo de una empresa española y este preacuerdo será entregado al Gobierno plurinacional de Bolivia y a esta empresa, como una forma de garantizarle que la materia prima que se requiere para la generación de biogas será suficiente, ya que se requieren de alrededor de 300 toneladas diarias, volumen que Yacuiba por sí sola no alcanzaba a cubrir”, precisó el secretario de Gobierno.
Para Hernández Berni “la ventaja para Tartagal no solo será ambiental, porque se podrá eliminar ese foco de contaminación que es el vertedero, sino que el preacuerdo establece que Yacuiba, a cambio de esos residuos le proveerá a nuestra comuna dos camiones compactadores por año mientras dure este convenio, que tendrá vigencia 20 años”.
“El compromiso es entregar los residuos compactados y Yacuiba se compromete a buscarlos desde Tartagal”, dijo.

Producción de gas metano

Biogás es la mezcla de gases resultantes de la descomposición de la materia orgánica realizada por acción bacteriana en condiciones anaeróbicas. El gas metano producido por los rellenos sanitarios puede ser usado para generar electricidad o ser refinado e inyectado en las redes de tuberías de gas natural.
Los residuos orgánicos de los cuales se puede obtener biogás son el estiércol de animales como vacas, cerdos y aves; residuos vegetales como pajas, pastos, hojas secas, y domésticos como restos de comida, yerba, frutas y verduras. El metano es un gas combustible, incoloro, inodoro, cuya combustión produce una llama azul y es el principal componente del biogás. Es 21 veces más activo que el gas carbónico. Para la concreción del proyecto se requiere un plan de recolección diferenciada. (Fuente: El Tribuno)

Gobierno de Chubut