El Fondo Monetario Internacional apoyó hoy los cambios introducidos en el esquema monetario anunciados hace minutos por el titular del Banco Central, Guido Sandleris, y consideró que el congelamiento de los parámetros de la banda cambiaria por la que podrá moverse el dólar de aquí a fin de año sin gatillar una intervención oficial «debería ayudar a anclar las expectativas de inflación».
Contener la inflación es la prioridad en este momento, y el aplanamiento de la banda cambiaria podría contribuir en este sentido, un objetivo en el que el Gobierno y el Fondo están absolutamente alineados.
Según indicó el vocero principal del FMI, Gerry Rice, «los últimos datos del índice de precios al consumidor muestran que romper con la inercia inflacionaria es todavía un desafío difícil para las autoridades argentinas». Agregó, sin embargo, que «el marco actual de la política monetaria está diseñado de manera apropiada para hacer frente a ese desafío».
El funcionario del Fondo expresó el respaldo del FMI en un breve comunicado difundido en la capital norteamericana luego de que se conociera el salto que pegó la inflación en el mes de marzo, del 4,7%, y momentos después de que Sandleris anunciara el congelamiento de la banda cambiaria.
«Saludamos el cambio en los parámetros del marco anunciado hoy. Junto con la reciente decisión de extender el cero crecimiento de la base monetaria hasta noviembre, deberían ayudar a anclar las expectativas de inflación», señaló Rice.
El dato de inflación no sorprendió en las oficinas del Fondo, que hace muy poco había expresado ya su «decepción» ante el aumento persistente de precios en los primeros meses del año. Además, los funcionarios que siguen de cerca el caso argentino habían anticipado en los últimos días que los números no venían bien para marzo y abril y que la baja del índice sería sólo «gradual».