Según un informe de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha), en el primer trimestre de 2019 se registraron cuatro subas y una rebaja. “El incremento total promedio fue de 8,6%, levemente por encima del 7,9% de aumento que tuvieron los combustibles en el mismo periodo de 2018”, señaló la entidad.
Este mes YPF aumentó en promedio un 4,55% en abril, aunque el Diesel llegó a 4,89%. Shell, operada por los brasileños de Raízen, ajustaron al principio un 9,5%, pero tras el desacople con la petrolera estatal recortaron el incremento un 4,5%, con lo cual la suba rondó el 5%.
En los primeros dos meses el INDEC informó una inflación de 2,9% en enero y 3,8% en febrero. Según la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), el costo de vida de marzo trepó 4%, con lo que acumula en el año un avance del 11%. La UMET calculó que los precios subieron 53,8% entre marzo de 2018 y marzo de 2019.
En 2018 los combustibles aumentaron en 13 oportunidades y acumularon de este modo un total de 64,75%, un 40% por encima de la inflación.
El reporte de febrero de Cecha reveló que las ventas de combustibles marcaron un leve repunte del 0,78% respecto a igual período del año anterior. “Aunque ínfimo, es el primer dato positivo de consumo de nafas del último semestre, que venía registrando cinco meses consecutivos de caída de ventas del 5% en promedio”, destacaron.
“Lejos de señalar un repunte en la demanda, el dato de febrero permite hablar, por ahora, sólo de un estancamiento o freno de la caída”, afirmaron desde la confederación que lidera el correntino Carlos Gold.
Los empresarios alertaron por una disminución de hasta 22% en las ventas en un solo mes y ya anticipan una nueva disminución en las cantidades comercializadas de marzo.
Las expectativas de los estacioneros siguen en caída. Cecha recordó que un año atrás, en febrero de 2018, el consumo creció 4,72% frente al mismo mes de 2017. Es más, si se toman los dos primeros meses del 2018 la tendencia hoy se mantiene en terreno negativo: en enero del año pasado la demanda había subido 3,04% respecto de 2017, mientras que en 2019 cayó 3,5% respecto a 2018.
Datos oficiales indicaron que la comercialización de gasoil mejoró 6,3% por la cosecha en febrero, mientras que las naftas bajaron 3,5%. La Súper tuvo un incremento en la demanda del 5,7%, aunque se trata de una mejoría encubierta por la constante migración del consumo Premium, que cayó 22,3%.
En tanto, a sólo una semana del último ajuste en los surtidores, el Gobierno aprobó un nuevo cuadro de precios del biodiesel que vuelve a poner sobre la mesa la discusión por la próxima suba en los combustibles.
A través de la disposición 23/2019 publicada este lunes en el Boletín Oficial, la Secretaría de Energía incrementó en un 4% el valor de la tonelada de biodiesel para llevarlo a $28.734 en su mezcla obligatoria con el gasoil.
La medida, que será retroactiva al 1 de abril, apunta a que «la fórmula incentive mayor eficiencia en la actividad y refleje la variación de los costos de elaboración del biodiesel en el contexto macroeconómico del país», según establece el comunicado de la disposición.
Se trata de un ajuste muy demandado por las industrias procesadoras que se venían quejando porque el precio se mantenía congelado desde febrero, anulando sus márgenes de rentabilidad.

Gobierno de Chubut