Los jueces bonaerenses que hayan sido designados a partir del 1° de enero de 2017 pagarán Impuesto a las Ganancias, de acuerdo a una resolución conjunta firmada el jueves por la Suprema Corte y la Procuración General bonaerense. El máximo tribunal bonaerense dispuso la adhesión a la Ley 27.346, que modificó el régimen de Impuesto a las Ganancias, estableciendo que los jueces y funcionarios judiciales ya no quedan exentos del pago del tributo. La norma es aplicable para los magistrados provenientes de los Poderes Judiciales, los fiscales y defensores de los Ministerios Públicos de la Nación, de las Provincias y o de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.