Los sindicatos que integran la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), que lidera Juan Carlos Schmid, anunciaron un “paro total” para el próximo 1° de mayo.
Por lo pronto, la huelga implicará que ese día que no funcionarán trenes, colectivos, aviones, subtes y embarcaciones.
Desde la entidad que agrupa a unos veinte gremios anticiparon que la protesta será en reclamo de «la reformulación del impuesto a las Ganancias” y por “un aumento salarial de emergencia a los jubilados».
Vale recordar que los sindicatos enrolados en la CATT habían advertido hace algunas semanas que podrían aplicar medidas de fuerza si el Ejecutivo continuaba dilatando los tiempos para reformular el tributo de ganancias sobre los salarios.
«Como lo anticipó en varias reuniones con funcionarios del gobierno nacional, la CATT decidió hoy no prestar servicios el 1° de Mayo, Día Internacional del Trabajo, en conmemoración de los mártires de Chicago», afirmaron fuentes gremiales a la agencia Télam.
Los gremios redoblaron las demandas respecto de la necesidad de reformular el impuesto a las ganancias sobre los salarios y enfatizaron que «el impacto del proceso inflacionario, cada vez mayor, provoca que cada vez más trabajadores lo abonen».