Como consecuencia de la crisis económica que está atravesando nuestro país, la cual golpea con más fuerza a los sectores más vulnerables, cada vez más chicos tienen que recurrir a los merenderos para poder alimentarse. De hecho, en los últimos años se ha notado un fuerte crecimiento de concurrencia en este tipo de establecimientos en prácticamente todo el territorio nacional y, por supuesto, Puerto Madryn no es la excepción.
Actualmente, en los cinco merenderos más grandes de la ciudad del Golfo se atienden a unos 300 chicos, aunque el número no es fijo sino que varía constantemente. Puntualmente, éstos son Piecitos Descalzos, Rinconcito de Luz, Volver a Empezar, Caminando Libre y La Sonrisa de los Niños.
Respecto a la situación actual que están atravesando estos establecimientos, Martín Robelo, titular de la asociación civil Conciencia Colectiva, aseguró en una entrevista con El Diario que la situación es “crítica”. “Estamos complicados porque se sumó mucho la cantidad de chicos que asisten a los merenderos y la colaboración que recibimos mermó un montón. Estamos todo el tiempo viendo cómo hacemos y la situación es complicada”, agregó.
Al ser consultado sobre el momento en el que él considera que comenzó a incrementarse considerablemente la cantidad de chicos que deben recurrir a esta alternativa para poder comer, Robelo recordó que “en el 2015 trabajábamos con un merendero que ya no está más. En ese momento teníamos un solo merendero y paulatinamente se fueron sumando, por una cuestión de necesidad”.
Otro de los factores que influyó en el crecimiento poblacional de los merenderos fueron los paros que se realizaron durante gran parte del 2018 en Chubut. Debido a que los establecimientos educativos estaban cerrados y los chicos no podían asistir, los merenderos tuvieron que transformarse en comedores. “No se transforman todos en comedores porque no tienen recursos, sino lo harían. Hay dos merenderos que dan la comida dos veces a la semana y si tuvieran recursos la darían toda la semana”, sentenció el titular de la asociación Conciencia Colectiva.
En el detalle de cuantos chicos asisten a cada uno de los cinco merenderos con mayor concurrencia de Puerto Madryn, cabe precisar que Rinconcito de Luz atiende a unos 30 chicos; Piecitos Descalzos, a 120; Caminando Libre, a 70; Volver a Empezar, a 30; y La Sonrisa de los Niños, a 40.
Sobre las colaboraciones que reciben estos establecimientos, hay que aclarar que los cinco se manejan de manera autónoma y con colaboraciones de los vecinos. Al respecto, Robelo fue consultado si son beneficiarios de algún aporte estatal y la respuesta fue contundente: “No, ninguno”.

Sin mercadería

En la misma línea que el titular de la asociación civil Conciencia Colectiva se manifestó Magdalena Montenegro, miembro del merendero Piecitos Descalzos, que el de mayor concurrencia de la ciudad. Sobre la situación que están atravesando actualmente, remarcó que “en este momento no nos está entrando la mercadería y hace ya dos semanas que estamos teniendo estos problemas”.
Al respecto, vale precisar que los 120 chicos que asisten a Piecitos Descalzos lo hacen de lunes a viernes y por los faltantes de ingresos tuvieron que reducir las raciones, por lo que martes y jueves se les da el almuerzo a los niños, mientras que el resto de los días de la semana se les da la merienda.
Sobre la merma en las donaciones por parte de los vecinos, Montenegro afirmó que la misma empezó a producirse hace unos dos meses. “Las familias que nos donaban se acercaron a decirnos que también están pasando por momentos difíciles y no nos pueden ayudar. Se nos está complicando en todo, pero hacemos lo posible para pasar el día a día”, acotó.
Cabe precisar que en caso de querer aportar una colaboración al merendero en cuestión se puede hacer un contacto a través de la red social Facebook, donde existe la cuenta Piecitos Descalzos. Respecto a los elementos que necesitan, Montenegro afirmó que cualquier tipo de alimento es bienvenido para poder darle de comer a los chicos.

Municipalidad de Puerto Madryn