El juez Federal de Rawson, Gustavo Lleral, confirmó la detención de otras dos personas en la causa por el denominado doble crimen narco que conmocionó a Puerto Madryn el año pasado. Los detenidos son dos jóvenes mayores de edad e integraban “el mismo grupo de pertenencia” de los asesinados Héctor López y Federico Lomeña, adelantó el magistrado.
Las detenciones se produjeron el martes en Puerto Madryn y hoy será la audiencia de control de detención y en donde se les informará los cargos que pesan sobre ellos.
Según Lleral, por las declaraciones de los seis detenidos por la misma causa, se desprende que estos dos últimos también tendrían participación en los asesinatos de diciembre último.
Además, el magistrado federal agregó que en total son 14 los imputados en la red de comercialización de estupefacientes, entre ellos los dos fallecidos y los 8 detenidos.
Cabe agregar que Federico Lomeña y Héctor López fueron encontrados muertos a finales de diciembre.
Desde el principio la hipótesis de los asesinatos los relacionaba con el narcotráfico y comercialización de estupefacientes.
López fue denunciado como desaparecido el lunes 11 de diciembre y su vehículo Volkswagen Vento fue hallado en El Doradillo, en cercanías a la Ruta 3, al día siguiente.
En el automóvil había manchas de sangre en el baúl y había sido limpiado con solventes. En un rastrillaje realizado por familiares se encontraron sus pertenencias con sangre, su celular y documentación.
Horás después su cuerpo sin vida fue hallado al día siguiente en una zona cercana, donde estaba semienterrado y con las manos mutiladas. Según la autopsia, tenía un traumatismo de cráneo y mutilación de las manos.

“Jugar con fuego”

Inicialmente, uno de los testigos de la causa fue Nicolás Cerrudo, un joven del grupo de pertenencia de López y Lomeña, quien luego se quitó la vida en el domicilio de sus padres.
Allí dejó una nota de despedida para su familia en la cual daba a entender que al haberse visto implicado en una situación que ponía en peligro tanto su seguridad como la de su familia. “Esto nos pasa por jugar con fuego”, escribió en la carta. Según los fiscales, Cerrudo participó de los homicidios. En su momento en padre dijo que el joven había sido asesinado, pero nunca formalizó tal denuncia en sede judicial, solo en las redes sociales.

Allanamientos

Más tarde, en el marco de la causa, se allanó un domicilio y se encontraron rastros de manchas de sangre lavada. La pericia se realizó con reactivos químicos que dieron resultados positivos de sangre sobre el suelo, muebles, paredes y techo.
Los investigadores sospechan que en esa habitación ocurrieron los homicidios.

Aparición del segundo cuerpo

Algunos días después, y a partir que uno de los involucrados se quebró, dieron con el cuerpo de Federico Lomeña enterrado en Playa Paraná. Según la investigación, fue asesinado el 6 de diciembre en el domicilio de calle Berwin al 200.
La autopsia realizada a Lomeña indica que recibió más de 20 puñaladas, que impactaron en zona hepática, renal, toráxica, cardiaca y pulmonar.
Según la fiscal de Puerto Madryn, Silvana Salazar, quién investigó el caso en las primeras horas, los detenidos y acusados de participar de los asesinatos, “tienen plena conciencia de lo que hicieron”.
La justicia provincial se declaró incompetente por considerar que detrás de los asesinatos había un esquema vinculado al narcotráfico y giró las actuaciones a la justicia federal de Rawson, que inicialmente también rechazó la competencia, pero en febrero de este año la Cámara Federal declaró la competencia del Juzgado Federal Nº 2 de Rawson en el caso del homicidio de los jóvenes Federico Lomeña y Héctor López en Puerto Madryn.

Municipalidad de Puerto Madryn