El sueño, o la pesadilla, de que las máquinas fabriquen otras máquinas ha dado hoy un nuevo paso con la inauguración en Eslovenia de la primera factoría en Europa de Yaskawa Electric Corporation, una empresa japonesa líder, dedicada a la fabricación de robots para la industria.
“Con la nueva planta de producción, tercera en el mundo, de robots industriales Motoman, Yaskawa está reaccionando al rápido crecimiento de la demanda en Europa, Oriente Medio y África”, explicó el presidente de Yaskawa Europa, Bruno Schnekenburger, en Kocevje, en el sur de Eslovenia, al inaugurar la nueva instalación.
El plan es que esta planta produzca anualmente hasta 10.000 robots industriales de seis ejes, en principio de ocho modelos distintos, con la meta de cubrir el 80% de la demanda de estas máquinas en esos mercados, añadió. Estos robots están dotados de seis articulaciones y pueden ser adaptados con distintas herramientas, como pinzas, sierras o soldadores, para ejecutar distintas tareas.
Estas máquinas, que pueden tener una longitud de hasta 3 metros y pesar hasta 225 kilos, se emplean principalmente en la industria automovilística. Aunque la nueva fábrica eslovena está capacitada para producir cualquiera de los 100 tipos de robots de Yaskawa, comenzará sólo con ocho. Además, si la producción anual de 10.000 unidades se queda corta, se aumentará el volumen de fabricación.
En Kocevje no sólo se fabricarán estos aparatos sino que la empresa quiere que sea también un centro de desarrollo que pretende, según Schnekenburger, acompañar la evolución “de la pujante industria europea”. Con una inversión de 25 millones de euros (de ellos 5,6 millones aportados por Eslovenia), esta fábrica comienza a trabajar con 50 empleados, que espera ampliar hasta 150 puestos hacia 2023.
Manfred Stern, director de Yaskawa Europa, confió en que el sector industrial gane peso en Europa. “Creemos que la industria manufacturera está regresando ahora a Europa, al igual que hace veinte años se fue hacia Asia, y Yaskawa quiere estar aquí”, declaró. Por su parte, el director general para Robótica en Yaskawa Ibérica, Laurent Bodin, aseguró a Efe que la robótica industrial ya tiene un papel clave en la industria. “La revolución 4.0 ha venido para quedarse y, con la inauguración de nuestra fábrica en Eslovenia, desde Yaskawa queremos que Europa sea partícipe de este gran cambio”, recalcó.
“Sería correcto indicar que, más que una destrucción de empleo, los robots industriales se convierten en una herramienta más para poder trabajar de manera más intuitiva, con una mayor conectividad e usabilidad”, concluyó Bodin. Yaskawa planea además instalar este año una planta de producción de electromotores y componentes electrónicos, con 250 empleados, en esta zona de Eslovenia, donde se registra un 20% de desempleo.
Según la Federación Internacional de Robótica (IFR), Eslovenia es uno de los países más robotizados de Europa del Este. Con casi 15.000 empleados en todo el mundo, Yaskawa, fundada en 1915, produce entre otros 48.000 robots al año.