Dady Brieva (62) volvió a sentarse en la mesa de PH, Podemos hablar (Telefe, sábados a las 22) y aseguró que no se arrepiente de haber apuntado contra el Gobierno con una polémica frase que generó un tremendo escándalo meses atrás.

Es que, luego de decir en ese mismo ciclo «Quiero que se queden hasta el final y que la pasemos mal», el actor fue duramente cuestionado en los medios de comunicación. Tanto, que según un relevamiento que él mismo hizo, más de 60 figuras locales se refirieron al respecto por aquellos días.

Este sábado, Andy Kusnetzoff (48) aprovechó la visita de Brieva y le recordó las repercusiones de esos dichos. Por lo que el actor expresó: «Sí, (fue) una operación… lunes 10 de septiembre. 17 programas hablaron de mí, le dedicaron 3.45 horas durante toda la programación, canales abiertos y de cable, y unos 64 periodistas y panelistas hablaron del tema. Hice un relevamiento».

Entonces, Dady aseguró que el rebote de sus palabras tuvo que ver con lo que «viene pasando hace tres años» cada vez que él expresa sus ideales. «Debo tener un lugar de expresión popular y contundente que tira por tierra todo el brainstorming creativo que hacen en agencias de ellos, ‘duranbarbianas'», explicó con ironía.

En ese momento, el artista y militante K volvió a deslizar la hipótesis de que la prensa contribuyó a magnificar sus palabras, y dijo: «No fue al azar… 17 programas, 3.45 horas hablando del tema, si eso no es una operación…».

«Es parte de lo que viene como cuando la cagué a palos a la ‘Chipi’ (su mujer), me morí tres veces en Tacuarembó, cuando mi hijo escucha música alta en el edificio, etcétera…», destacó con frivolidad el Midachi.

Acerca de las repercusiones por sus ideales políticos, el actor señaló que muchas veces le dicen «‘Dady, ¿por qué no te callás que perdés público? Vos sos cómico…'». «¿Y vos sabés lo que es haber llegado a lo que hemos llegado todos los que están en la mesa, con sufrimiento y poniéndole pasión y alma a lo que hacemos, para tener que guardarte cosas para no perder parte del público? Eso es una contradicción del artista, ¿cómo voy a mentir para no perder público?», opinó.

«Me comporto como soy y como salgo. Nunca me vas a ver faltarle el respeto a nadie. Y no me arrepiento (de haber dicho ‘que la pasemos mal’). A mí no se me escapan las frases, no se me caen las palabras. Yo no soy ningún pelotudo, yo sé jugar esto y cuando vengo a un medio sé lo que digo y lo que no digo», sentenció desafiante.

Después de esa confesión, Andy le dijo que él había sido la única persona «defendiendo los bolsos de López». «No, yo no defendí los bolsos de López, yo me hice cargo de que eran de mi Gobierno. No es lo mismo y no me siento orgulloso», diferenció el humorista.

Y agregó: «Pasa que vivimos en un lugar muy careta, con una televisión muy careta, en un país muy careta donde los que hacen ciertas cosas son dos o tres… Yo no juego a eso, si vamos a hablar profundicemos un poquito más si no es medio aburrido».