Por Trivia Demir

La semana comienza en Chubut con amesetamiento político general. Según las voces de la calle habría una tregua ´religiosa´ durante los días de la santa semana que permitirían recobrar fuerzas para continuar una campaña corta con vista al 9 de junio próximo. Para el Frente Patriótico será intensa y en esforzada recta final cuando se definiría un repunte que le permitiría en el imaginario peronista, superar a Chubut al Frente, que hoy, tras el recuento definitivo ganó las PASO por el 31,7% de los votos. Según los cálculos del PJ kirchnerista, la sumatoria no es imposible. Y si eso sucediera, hoy estarían arriba por 2.337 votos. El problema es que las matemáticas políticas nunca son exactas. De modo que la tendencia es complicada de modificar.
En esa certeza se recuesta el actual gobierno, para postergar hasta después de la Pascua su trabajo proselitista, hasta retomar la campaña más reflexivo y descansados.

La gestión no para

Pero si la campaña se relaja y se persigna, la gestión de gobierno no puede hacerlo. Hoy comenzaría la semana el gobernador Mariano Arcioni con una importante reunión en Fontana 50 donde se reuniría el pleno de los ministros. Un zarandeo ´a lo Mario´ sería el motivo principal. Se entiende por esto un tratamiento exhaustivo de las últimas acciones ministeriales y una revisión concienzuda y consensuada de la agenda ´oficial´ que no puede fallar estos meses. Después de la salida apurada del ex vocero, la idea es que puedan trasmitirse informes oficiales de cada ministerio con mayor densidad y precisión. “Para eso, para que haya datos duros comprobables, hace falta que se labure”, graficó un experimentado funcionario de carrera.

La agenda concreta

La reunión ministerial también servirá en los hechos para coordinar la agenda de esta semana que incluiría la entrega de viviendas esta semana en Esquel y Comodoro Rivadavia, el chequeo de las casas que hay por construir y/o entregar los próximos meses para sumar a los discursos sin prometer excesos que después no se puedan cumplir, y otros anuncios esperados entre los cuales figuraría una actualización importante de pago a proveedores, que aun vienen a la cola de las prioridades del día a día.
No faltará seguramente en la mesa de trabajo ministerial la evaluación de estrategia de reclamos a Nación, atento a las declaraciones simplificadoras e irreales del Jefe de Gabinete, Marcos Peña en su informe al Congreso en referencia a la situación de las Provincias.

Poca verdad

De hecho, aunque el gobernador Mariano Arcioni ni funcionarios de Chubut formalizaron aun opinión, la mayoría de los estados subnacionales cuestionaron a la mano derecha de Mauricio Macri, tras detallar que la Casa Rosada financia gran parte del gasto corriente de los distritos, les hace obras y a pesar de ello, sus números están en rojo y son deficitarios. «Aún no se venció el plazo constitucional para presentar las Cuentas de Inversión del 2018, pero puedo anticipar que la Provincia cerró con superávit primario. Por lo tanto, eso de que tenemos un déficit primario de 1.200 millones de pesos es una mentira o un mal asesoramiento o entre las 24 jurisdicciones se le confundió San Luis», dijo la ministra de Hacienda de San Luis, Natalia Zabala Chacur, para salir al cruce de Peña.
Para el ministro de Finanzas de Córdoba, Osvaldo Giordano, “sorprende que maneje un nivel de ignorancia tan grande respecto a la situación fiscal del país y de nuestra provincia» y agregó a ElDoce.tv que las finanzas de la provincia mediterránea tienen superávit y con ese ahorro, se pudieron autofinanciar las obras.
«Otra vez el gobierno nacional se encargó de menospreciar a todos los pampeanos. La información que dio es tan imprecisa que hasta se hace difícil corregirla. Está todo mal. Peña no se acuerda ni dónde queda La Pampa «, fustigó el vicegobernador, Mariano Fernández, en declaraciones que reprodujo el diario La Arena.
En diálogo con Diario de Cuyo, el ministro de Hacienda sanjuanino, Roberto Gattoni, dejó en evidencia que Peña «quiso hacer una crítica y, en realidad, la elogió. No hemos tomado préstamos para financiar gastos y lo que hizo Marcos Peña fue una justificación política. La provincia ha mantenido su equilibrio fiscal, el superávit financiero y ha tenido una ejecución del proyecto expansivo». Pero además de los funcionarios provinciales, los dichos de Peña cosecharon las críticas de diputados nacionales de diferentes provincias (excepto San Luis). Sin dudas, que al hombre fuerte de Macri le salió el tiro por la culata.

La coctelera de otoño

La pasada semana fue movidita para la gestión nacional. Las presiones dentro de la alianza de gobierno y los descontentos externos habían escalado a un nivel que obligaron a la Casa Rosada a lanzar un «operativo contención» para descomprimir tensiones. Hubo gestos en distintas direcciones: hacia la UCR y los gobernadores oficialistas; hacia el sector empresario, y hacia las capas medias. Las medidas de ese operativo se conocerán el miércoles, cuando Mauricio Macri le hable al país.
La semana pasada, el jefe de Gabinete debió recibir en el Salón Sur de la Casa Rosada a empresarios muy preocupados por la política económica de Cambiemos como Federico Zorraquin (Rheem), Santiago Blaquier (Ledesma), Martín Migoya (Globant), David Lacroze (Control Union), Gabriela Aguilar (Excelerate Energy), Sebastián Bagó (Laboratorios Bagó), y Alec Oxenford (OLX). Peña está en plan de tender puentes con distintos hombres de negocios en medio del enojo de parte del empresariado por la coyuntura que los acorrala. Algunos de los asistentes a Balcarce 50 fueron aportantes de Pro en 2018, según datos oficiales.
El jueves de Macri tampoco pasó desapercibido. Porque durante el mediodía se había reunido en su despacho con Martín Lousteau. Quien terció en ese encuentro fue el presidente de YPF, Miguel Ángel Gutiérrez. Ambos se fueron con una carpeta de YPF bajo el brazo y mientras Macri continuaba con su ronda de consultas en materia económica, sus ministros navegaban en los márgenes del plan fiscal oficial con ruidos internos. El martes pasado, el ministro de Producción, Dante Sica, y su par de Hacienda, Nicolás Dujovne, tuvieron una «acalorada discusión» con hasta rumores de renuncia del primero. Mientras, en los Estados Unidos, el titular de Hacienda se vio con inversores y se entrevistó con el subdirector gerente del FMI David Lipton para reafirmar el apoyo del organismo al plan argentino. En medio de ese frenesí Macri monitoreó los sondeos que realiza el español Roberto Zapata, y el viernes Durán Barba volvió a pasar por Olivos para verse con el equipo de Peña.

El miércoles ´non sancto´

Y si la pasada fue una semana de vértigo en Cambiemos, la que viene puede ser dolorosamente calvarica. El Gobierno se enfrenta a otra semana clave porque anunciará un paquete de medidas económicas horas después de que se conozca el índice de inflación, que se prevé alto. En el propio oficialismo se preguntaban qué impacto tendrán las medidas. «Es muy difícil dar un golpe de efecto cuando se genera expectativa con tanta anticipación», se lamentó un asesor. La cosa se sintetizaría con un rimbombante anuncio de acuerdo de precios, freno a las tarifas y nuevos créditos. Lo llaman el “Plan Primavera” porque viene atado de las promesas que trajo Dujovne desde Estados Unidos donde están brotando las flores. Para nuestra gaucha economía es apenas el “Plan Otoño”, lo que no es perenne, se cae de maduro. Habrá que ver…

Fuentes: NA, LN, propias