El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, viajó a Miami a promocionar el turismo internacional en Argentina, pero terminó proponiendo que los argentinos viajen a esa ciudad de Estados Unidos. Con el dólar a $45 y una caída sin precedentes de los viajes al exterior por la devaluación y la tremenda crisis económica, el funcionario no tuvo mejor idea que alentar las visitas a la ciudad emblema lejano «dame dos». «Miami es un destino natural para los argentinos ya sea para el turismo, o para negocios», le dijo Dietrich a Perfil USA en el marco de la Feria Global de Cruceros. Una inoportuna expresión que muestra una vez más el divorcio con la realidad que rodea a algunos referentes del sello Cambiemos.