Dicen que en Washington la primera pregunta fue: “¿Puede volver Cristina?”. Con este interrogante desarrolla su columna de análisis político-económico el director de BM, Guillermo Laborda*.
Para el analista “comienza un nuevo capítulo en la batalla del gobierno contra el dólar con las ventas diarias de hasta u$s 60 millones. Son parte de las divisas aportadas por el FMI. Regresan precisamente Nicolás Dujovne y Guido Sandleris de Washington, de la cumbre de Primavera del FMI-Banco Mundial. Lo más importante allí pasó por la presentación de los funcionarios en un evento del JP Morgan del jueves último ante 400 inversores. Allí, previo a la exposición de los argentinos, estuvo el ministro de Economía y Finanzas de Turquía Berat Albayrak, el yerno el presidente Erdogan. No fue feliz lo del funcionario turco: ante una pregunta dura, difícil de un participante, Albayrak fue aún más duro hasta requiriendo su nombre y apellido. Perdió el control. Turquía comienza a ganarle a la Argentina en materia de la preocupación que le generan a inversores. Lo de los funcionarios argentinos a continuación de la fallida exposición turca fue normal, sin que aumente o disminuya la preocupación existente sobre el país. Es que en definitiva la incertidumbre sobresaliente es política. En Washington la primera pregunta fue: “¿Puede volver Cristina?”.

La real realidad

Los números de la economía aún no ayudan. Se viene la difusión de la inflación de marzo con un número alrededor de 4% a ser difundido por el INDEC. Tras ello, el BCRA deberá subir las tasas de interés en respuesta a que los precios no ceden. El equipo del BCRA presente en Washington también destacó a inversores que se vienen dos meses de apreciación del peso. La venta de los dólares del campo se hará sentir.
En las conversaciones de los funcionarios argentinos con el FMI ya quedó definido que cuando el dólar se acerque o quiebre el piso de la banda de flotación, el BCRA no intervendrá. A diferencia de lo sucedido en enero, el BCRA no saldrá a comprar dólar para mantenerlo sino que lo dejará caer aún más. Quieren que esa caída ayude a “desinflacionar”. La contracara de ello es que cuando se acaben los dólares de la soja, el salto de la moneda norteamericana puede ser mayor.

Trascendidos importantes

Trascendieron detalles de las conversaciones con el FMI sobre la flexibilización cambiaria: 1) que el máximo de ventas diarias que haga el Tesoro, es decir los u$s 60 millones, sea acumulable, lo que significa que si un día el Tesoro vende 30 millones, al día siguiente pueda vender 90 millones; 2) que el monto a vender sea un cupo mensual no diario; 3) el tope de ventas de dólar futuro que puede hacer el BCRA hoy en 2.500 millones pase a 4.000 millones. Funcionarios del BCRA ya dan por hecho que pueden vender 4.000 millones en dólar futuro (ya usaron 1500 millones de esa munición). De ello hablaron además con David Lipton, el norteamericano que influye en el FMI. Otro punto es el ancho de la banda de flotación, que hace que el dólar pueda subir 30% sin intervención del BCRA. La postura del staff del FMI es más la de actuar en base a los hechos que vayan ocurriendo, una función de reacción, que en la jerga financiera puede ser la de “ir atrás de la pelota”en lugar de anticiparse a los hechos.

El otoño de varios

En las conversaciones en los diferentes hoteles en los que asomaban los participantes a la cumbre del FMI, las posturas sobre la Argentina destacaban que hay chances a una reelección de Macri. El mercado cambiario viene en las últimas jornadas teniendo una mejor performance que el mercado de bonos, de pobre desempeño. ¿Quién contagiará al otro esta semana y las siguientes? Es que el mercado ingresa ahora en un “indian summer”, el período en otoño de días de sol y tiempo calmo previo al invierno. También hace referencia al período final de la vida de una persona como tranquilo y sereno. Podría aplicarse también al mercado cambiario argentino. Las dudas políticas no son sólo sobre Macri. María Eugenia Vidal la tiene más complicada en materia electoral y desde ya se viene desde el 10 de diciembre un Congreso Nacional más rebelde.

El Plan V

Además, se vienen los anuncios de acuerdos de precios por 180 días en productos de la canasta básica. Descuentos en medicamentos, créditos ANSES, planes de regularización de impuestos, eventualmente el blanqueo laboral y el “Ahora 12”. Las encuestas con resultado negativo que tiene a mano el gobierno hicieron abandonar el “laissez faire” y salir a mostrar “reacción”. Jaime Durán Barba es el impulsor de las medidas. El marketing político obliga a adoptar estas medidas del estilo “cristinista” para intentar recuperar puntos en el electorado.
En la Provincia de Buenos Aires es donde más necesidad de votos existe. No sólo por tratarse de un bastión kirchnerista sino por el propio sistema electoral, sin segunda vuelta, que puede hacerle perder el distrito a Cambiemos. Para que triunfe María Eugenia Vidal tiene que haber un corte de boleta aún mayor al observado en 2015, de seis puntos, cuando la actual gobernadora se enfrentó a Aníbal Fernández (ahora devenido para estas elecciones en candidato a concejal en Pinamar) y que Mauricio Macri recupere cuatro puntos en intención de voto. Demasiado y en poco tiempo.
Por ello es que, paradójicamente, la política de mejor imagen hoy, Vidal, está en una situación electoral más complicada que Macri. ¿Y si se repite el fenómeno de 1999, cuando De la Rúa era presidente pero Buenos Aires era gobernada por Carlos Ruckauf? Puede ocurrir. Hasta el 22 de junio, fecha límite de presentación de listas, todo será una incógnita. La decisión de quién acompaña a Cristina Kirchner en la Provincia de Buenos Aires está abierta. Pujan Axel Kiciloff con los intendentes bonaerenses, con el matrimonio de La Matanza como actores principales.

Listos para la fuga

El crecimiento de Cristina Kirchner en encuestas y el del riesgo país van de la mano. Son como dos hermanos gemelos. El círculo vicioso puede entrar en acción. Por vencimientos de los servicios de intereses y amortización del BONAR 19 y el 2024 (también un repo de bancos) el gobierno pagará deuda por u$s 4.500 millones durante las próximas tres semanas. No significa ello que quienes los cobren, los reinviertan en papeles argentinos. En situaciones normales lo harían pero hoy puede no ser el caso. El 21 de mayo el gobierno licitará Letras del Tesoro por primera vez con vencimiento pasando el 10 de diciembre, es decir con un eventual o no, nuevo gobierno. Esas Letes hoy pagan sólo 4,5% anual en dólares. El rendimiento debería triplicarse para estar a tono con lo que el mercado asigna de riesgo político. Y quizás la decisión no sea una cuestión de tasa, es decir, que la demanda de esas Letes se retraiga.
En Washington también los funcionarios argentinos dijeron ante inversores que ante un recalentamiento del dólar en la previa de las elecciones, el BCRA está dispuesto a inducir una suba de las tasas sin límite alguno. “Tasas en pesos hasta el infinito y más allá” podría sería el slogan del plan para contener al dólar emulando a Buzz Lightyear. El 28 de abril son las primarias en Santa Fé. El 12 de mayo las generales de Córdoba. Los nubarrones cambiarios están pronosticados para julio en adelante. Y los resultados de las PASO del 11 de agosto serán determinantes para el dólar y las tasas en pesos. Cielo o infierno.
Una corrección ante opiniones de economistas y analistas sobre el potencial de pesos que se puede ir al dólar en la previa electoral. No es sólo lo existente en plazo fijo sino en realidad son todos los activos en pesos incluyendo LECAP y bonos en la moneda nacional. Y a ello la presión que pueda sobrevenir en las compras de dólar futuro en NY o en ROFEX (sin pesos) que arrastren a la suba a la cotización spot o cantado. Y también el eventual aumento de “v”, la velocidad de circulación del dinero. No es simple lo que se puede venir. No significa que se viene lo peor, sólo que puede venir. Depende de varios factores”, reflexiona Laborda. Habrá que ver…

Fuente: *Bank Magazine, LaPoliticaOnline.