El juez federal Sergio Torres envió a la justicia electoral la parte de la investigación de los cuadernos de la corrupción que involucra al diputado Máximo Kirchner y a otros referentes de La Cámpora por la supuesta recepción de fondos ilegales para uso político. Si la medida no es apelada por la fiscalía quedará a cargo del juzgado federal con competencia electoral que preside María Servini. En términos judiciales, el cambio es un alivio para los acusados, pues las sanciones ante eventuales violaciones a la ley electoral son más livianas que las contempladas por la justicia federal en el abanico de delitos contra la administración pública englobados popularmente bajo el término “corrupción”.