Mientras que Manuel Antonio Ávila, de 40 años, permanece alojado fuera de la ciudad por el término de seis meses, trascendieron escalofriantes detalles del crimen que conmociona en Madryn. El hecho ocurrido el 13 de abril en el barrio San Miguel, lugar al que la Policía acudió tras el llamado de un vecino; los agentes lograron reducir al sujeto, que se encontraba en medio de una crisis nerviosa y se había autolesionado.
Al ingresar al domicilio, advirtieron la presencia de la niña, quien falleció tras ser degollada con un profundo corte en el cuello, de alrededor de 19 centímetros de largo, además de haber sufrido varios hematomas en el cráneo, producto de los golpes.
Se trata de uno de los homicidios más brutales ocurridos en los últimos años en la ciudad. El imputado había sido trasladado a dos dependencias locales, pero finalmente fue sacado de la ciudad teniendo en cuenta la conmoción pública que generó el crimen y la posibilidad de que los edificios policiales sufrieran represalias dirigidas al sujeto, generando un riesgo para la salud del resto de los detenidos.
El sujeto estaba separado de su esposa y vivían bajo el mismo techo; a pesar de que todavía no trascendieron los motivos que podrán haber llevado a Ávila a cometer tal atroz crimen, se supo que unos dos días antes, su ex había confirmado que se encontraba en pareja con otro hombre; ello, habida cuenta de que la pareja se había separado hacía tres años y convivía en el mismo lugar.
Cuando la Policía arribó a las inmediaciones de la calle Arzua, se encontró con el hombre que, armado con el cuchillo con el que le había quitado a su hija, se había autolesionado clavándoselo en el pecho. Como no desistía y se encontraba portando el arma blanca, fue reducido de un disparo en la rodilla, para luego ser hospitalizado, con custodia policial, hasta que se mantuvo estable y permaneció en el nosocomio, con custodia policial, previamente a la audiencia.
El cargo formulado por la Fiscalía es el de “homicidio agravado por el vínculo y cometido con alevosía”, que prevé una pena de prisión perpetua en caso de que el imputado sea hallado culpable.
El hombre que permanecerá detenido durante seis meses, que es el plazo de la investigación, había sido trasladado a una dependencia local y luego a la Comisaría de Pirámides; sin embargo, con el fin de evitar represalias contra el establecimiento, el mismo fue trasladado fuera de la zona a una dependencia no revelada por la policía.

Municipalidad de Puerto Madryn