El empresario Alberto Samid, acusado de los delitos de asociación ilícita y evasión, viaja por estas horas hacia la Argentina tras ser expulsado de Belice, el país centroamericano donde se mantuvo prófugo durante varios días. Según el fiscal del del caso, Gabriel Pérez Barberá, el «rey de la carne» «permanecerá detenido hasta que comparezca a juicio».

«Lo que pesa sobre él no es una prisión preventiva sino una orden de detención al solo efecto de que comparezca a juicio. Lo importante en este caso es que el juicio se pueda hacer. Si este señor no comparece la justicia no puede hablar y el tribunal no se puede expedir», explicó el fiscal en diálogo con el periodista Marcelo Longobardi, en radio Mitre.

Pérez Barberá, aseguró también que el hecho de que Samid haya escapado es inentendible, ya que no había riesgo de que quedara detenido. Ni siquiera en caso de ser hallado culpable. «Es realmente inexplicable su fuga. No lo puedo entender. No había riesgo de que el señor quedara preso, dado que si continuaba concurriendo al juicio y aún con sentencia en su contra, porque recién podría quedar preso cuando esa condena quedara firme, no había riesgo de quedar preso. Su reacción es inexplicable», resaltó.

Sostuvo además que su fuga no podrá ser considerada como agravante, ya se produjo después de el fiscal expresara el alegato. «Cuando pedí la pena, tomé como agravante el hecho de que no haya ido a juicio. El pedido de detención fue después de varias ausencias. Mi alegato no puede ser modificado. Por eso pedí la pena que pedí», agregó.

El polémico empresario no se había presentado a escuchar el veredicto que iba a dictarse el miércoles pasado en el marco de la causa que se le sigue, por lo que el Tribunal Oral en lo Penal Económico 1, integrado por los jueces Diego García Berro, Ignacio Fornari y José Michilini, ordenó su detención y emitió un pedido a Interpol.

A pesar de haber dicho en los medios que no estaba dispuesto a entregarse y que se encontraba «en una provincia peronista», finalmente se descubrió que Samid estaba oculto en Belice, un pequeño país del Caribe sin tratado de extradición con la Argentina.

Escoltado por dos miembros de la Policía Federal, el empresario llegará al país durante la noche de hoy, según confirmó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. «Ya está volando desde Belice a El Salvador con escala en Colombia. De allí volará a Buenos Aires y está llegando mañana (por hoy) a la tarde», explicó la funcionaria en las últimas horas.

Bullrich, además, indicó que las autoridades del país centroamericano lo echaron de su territorio «por un delito migratorio», que es «haber dicho que iba de turista cuando en realidad se estaba escapando de la justicia argentina».

El ex vicepresidente del Mercado Central está siendo investigado por presunta evasión y asociación ilícita que comenzó en 1996 por una denuncia de la entonces Dirección General Impositiva (DGI) contra un grupo de frigoríficos que evadía el IVA en la comercialización de carne.

Fuente: Infobae