El juez Juan Carlos Gemignani estuvo a punto de ser destituido de la presidencia de la Cámara Federal por sus pares. Lo salvó sobre la hora el doble voto del vicepresidente, Carlos Mahiques, cuando la decisión había quedado empatada en seis votos por su remoción contra seis votos para avisarle de lo sucedido al Consejo de la Magistratura -donde tiene abierto un expediente-. Gemignani no estuvo presente en el momento de las definiciones.

Lo insólito, sin embargo, es que a la misma hora en que los integrantes de la Cámara de Casación debatían si Gemignani seguiría al frente del cuerpo y el juez ya había decidido retirarse antes de conocer cuál sería su suerte, uno de los magistrados presentes advirtió lo que ya era el comentario unificado del primer piso de Comodoro Py: el Centro de Información Judicial terminaba de subir el fallo en donde se procesaba a dos policías por haber detenido ilegalmente a una secretaria de Casación, cumpliendo una orden de Gemignani que  –sin embargo- quedó sobreseído.